El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

domingo, 19 de enero de 2014

CUANDO LOS NIÑOS PAGAN LOS ERRORES DE LOS PADRES



Hace varias semanas leí un artículo en la prensa, escrito por Pedro Simón, que me sorprendió tanto, que no he podido por menos que transcribirlo y compartirlo aquí, en una entrada del blog. Decía así:

“Colegio Británico de Somosaguas. Zona residencial de lujo ubicada en Pozuelo de Alarcón, Madrid. La renta económica per capita más alta de España. En el patio del centro, un niño llora a solas. Otro se le acerca y se interesa por él.

-¿Qué te pasa?

-Es que todos se meten con mi padre.

-A mí me pasa lo mismo.

Los dos críos (obviaremos sus nombres y sus edades) se sientan juntos y se consuelan. Permanecen un buen rato allí, codo con codo, sellando un pacto para la legislatura del recreo.

El primero de los niños es el hijo de José Blanco.

El segundo es el hijo de Mariano Rajoy.


'"Paro" o "Rajoy" entre las palabras más oídas por los menores de 12 años.

La escena es real, tuvo lugar el curso pasado, al menos uno de los dos chicos se la contó al padre, y éste, a su vez, desgranó la anécdota en su círculo más íntimo de colaboradores dentro del partido.

"Se abrazaron y lloraron los dos hijos, el de Rajoy y el de Blanco", explica esta fuente. "El padre estaba tocado cuando nos lo contó".

Por entonces la calle era un escrache contra la cúpula del PP y el ex ministro socialista andaba en un brete por el caso Campeón. En el informe “Percepción de la realidad de los niños españoles: otra visión de la crisis” elaborado por el Instituto de Orientación Psicológica EOS, después de entrevistar a 1.282 niños de entre seis y 12 años, se ofrece una interesante foto fija de aquellos días. En el ranking de las palabras más oídas por los críos, la primera era la palabra crisis. Después le seguían Messi, Ronaldo, paro, Rajoy, hipoteca e indignados.
Le pasó a un Rajoy y a un Blanco. Pero lo mismo pudieron haberlo escuchado un Zaplana, un Martínez de Irujo o un Casanova, apellidos de relumbrón que ocupan pupitre en el prestigioso Colegio Británico, un centro donde se dan cita los hijos de la casta y donde estudiar cuesta alrededor de 1.000 euros al mes.

¿Qué pasa cuando un crío estigmatiza a otro por un padre político? ¿De qué va esta cacería?

Contesta David Pulido, psicólogo clínico infanto-juvenil. "Lo primero que hay que decir es que los niños no son culpables de los actos de los padres: ni los de un político ni los de un etarra", señala.

"En nuestro gabinete hemos atendido a hijos de personalidades relevantes por esto. Hijos de futbolistas famosos, hijos de gente muy conocida que trabaja de cara al público a los que, cuando su padre falla, los otros niños les maldicen. Ahí trabajamos mucho con los padres, les decimos cómo tienen que explicarles las cosas.

Al hijo del político también hay que contarle lo que hace papá y por qué", prosigue. "Hay una tercera consideración. Y es que a veces estas voces que llegan de fuera pueden situar en la realidad al personaje conocido, que siempre suele estar aislado, poco permeable a lo que sucede y rodeado de aduladores. A éstos las críticas en ocasiones les llegan por los padres, por lo que una vecina le ha dicho a su suegra, por los hijos... Ese golpe de realidad".

Sólo la información justa y necesaria.

Ocho de cada 10 niños españoles han oído la palabra crisis por boca de sus padres o en la televisión en los últimos meses, indican los estudios. Como un mantra que lo dejara todo pringando. El pequeño mundo también.
Silvia Álava es psicóloga y directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes. A su juicio, "la crisis ha traído algunas cosas buenas para los niños: valoran más lo que tienen, son más solidarios, aprenden a no asociar el ocio con gastar dinero", enumera. "Pero hay otras cosas malas: incluir a los menores en los problemas de los adultos".

"En un colegio los niños tienen que discutir quién se pone de portero, quién se la liga y cosas de ésas", señala Silvia Álava. "Nunca por un tema que es una réplica de lo que escuchan a sus mayores: esa transferencia es terrible. Genera una indefensión dentro del grupo".

La mayoría de los especialistas coincide en que, en situaciones adversas como la actual, a los pequeños sólo ha de dárseles la información justa y necesaria, y únicamente de forma positiva.

J. D., profesional que pide anonimato y ha trabajado con menores pata negra, habla de que el principal problema estriba en la etapa de la adolescencia. Y abunda en la especificidad de estos menores.

"Yo he estado en convivencias con los hijos de Gallardón, de Cañete, de Aznar, de Garzón... El problema muchas veces llega con la adolescencia, y generalmente de un grupo externo al habitual del chico", cuenta. "Ellos se saben distintos. A mí me han llegado a decir: '¿Tú sabes quién soy yo?'. Son niños que cada vez que se mueven tienen que ir con guardaespaldas. Recuerdo que, en las marchas por el campo, siempre llevábamos detrás un coche de la Guardia Civil siguiéndonos. Imagina".

"Vivimos en una sociedad en la que se golpea muy fácilmente a las instituciones, en este caso a la clase política", explica Javier Urra, psicólogo especializado en temas de infancia. "Esto lo perciben los pequeños de una forma menos racionalizada que los mayores: un ataque que va dirigido a los políticos va dirigido a su padre, así lo sienten estos niños. Y aquí el intento de defensa es contraproducente... Porque Freud decía que un adolescente tiene que acabar con su padre".

¿Qué les dirías a tus papás para llevar mejor la crisis?

"¿Qué les dirías a tus papás para que lleven mejor la crisis?", se les preguntó a los niños en la encuesta que citamos al comienzo de estas líneas. La respuesta mayoritaria fue una: "Disfrutar más de la familia".

El curso anterior fue el último que pasaron los hijos de Blanco en el Colegio Británico. Los de Rajoy siguen.”

Y yo me pregunto ¿qué culpa tendrán las pobres criaturas de los errores de los padres? Porque los niños son todos iguales, seres vulnerables que están aún formándose. Los padres podrán y deberán ser responsables de sus actos en el ejercicio de su profesión (ya sea en la política o en cualquier otro campo), pero desde luego y definitivamente, ¡no sus hijos!

6 comentarios:

  1. Puf, en vaya charco te has metido, se me ocurren tantas cosas, entre ellas que mis hijos tampoco tienen la culpa de sus errores para estar uno malpagado y la otra en la emigración, otra cosa que se me ocurre es: ¡pobres niños ricos!, hasta el ¡que se jodan! igual que nos jodemos los hijos putativos de sus padres, lo siento, a mí no me dan pena niños educados en Somosaguas, mientras sus padres predican la excelencia de la enseñanza publica. Seré redical, pero ¡que se jodan los padres y sus cachorros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Antonio, en este artículo se hace mención a la situación de que algunos hijos paguen los errores políticos de sus padres, en lo que tu dices en tu comentario, la situación es que la sociedad en general paguemos los errores y la ineptitud de los politicos de turno, que no han sabido ni querido hacer bien su trabajo.

      Pero insisto, ningún niño, ya estudie en Somosaguas o en un colegio público de Vallecas, debería sufrir los ataques que deben ser dirigidos a sus padres y no a ellos.

      Insisto, a NINGÚN NIÑO, nunca nadie debería de "joderle" (como dices tú), porque su padre sea un ladrón o un asesino. Esa, al menos, es mi opinión. Y en mi opinión, "joder a un niño" es una cobardia.

      Eliminar
  2. También estoy de acuerdo que los niños no tienen ninguna culpa de los errores de sus padres, aunque su colegio cueste mil euros, tampoco tienen culpa los hijos de los parados o los hijos de los trabajadores que el sueldo no les da para vivir dignamente.
    El problema ha surgido por esta terrible crisis, acrecentado por la crispación política que comenzó en las últimas legislaturas y que se agranda mas cada día.
    Debemos intentar proteger a los niños, sobre todo de todas esas tertulias políticas sectarias de todos los colores, que solo tratan de elevar aun mas la crispación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahi está la cuestión Helio, que a esa crispación y odio que se ha generado en muchos, no se le ha sabido poner freno ni límites, sino que por el contrario, muchos han jugado inconscientemente con ello, traspasando barreras que deberían ser intocables. Y como decía antes, los niños se merecen siempre toda la protección ante los abusos de cualquier tipo, vengan de donde vengan.

      Eliminar
  3. LA MADRILEÑA29/1/14 0:36

    Eso es verdad, pero ese precio tienen que pagar los hijos de ...tanto políticos, alcaldes, artistas ect.

    Viven bien, porque van a los mejores colegios y, no ven a sus padres pasándolo mal para llegar a fin de mes, como los de las clases más bajas.
    La diferencia de unos a otros, que los que están arriba tienen que aguantar las críticas que oyen de sus padres, los niños ya sabes son muy crueles a la hora de decir las cosas.
    Esto será de los siglos x los siglos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, algunos niños son crueles a veces y especialmente, cuando lo que hacen es repetir en el cole lo que oyen a sus padres en casa. Un beso amiga,

      Eliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...