El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

lunes, 23 de mayo de 2016

SER UN PAS (PERSONAS CON ALTA SENSIBILIDAD) ¿UN DON O UN CASTIGO?



Quién esté en la red social de Facebook sabrá que alli puedes leer un montón de artículos de todo tipo, unos más y otros menos interesantes. Y un dia uno de ellos captó mi atención. Hablaba sobre personas con alta sensibilidad y lo leí porque la sensibilidad ha sido una de mis características principales desde niña. Y según iba leyendo más, más identificada me sentía con lo que leia.

Y como para mi fue un muy interesante descubrimiento, hoy quiero compartir en esta entrada todo lo que he aprendido sobre ello, porque estoy segura, de que al igual que yo me sentí identificada, hasta el punto de llegar a la conclusión de que yo también soy una PAS, estoy segura de que habrá personas que lean esta entrada y también se sientan identificadas con todo lo que lean aquí, porque resulta que un 20% de la población en el mundo (1 de cada 5) ha nacido con este rasgo o característica.  Y quizás tú también lo seas y aún no lo sepas….

Con un hemisferio derecho del cerebro (el emocional y creativo) más activo que el de la media, las personas con este rasgo de la personalidad viven de una manera mucho más intensa tanto lo bueno como lo malo de la vida.

Cuando hablamos de la alta sensibilidad hablamos de un rasgo que todavía no está muy reconocido, a pesar de que la psicóloga americana Elaine Aron, autora del libro “The Highly Sensitive Person” (1996), ha estado estudiando este tipo de personalidad, desde mediados de los años 90. Según explica, las personas altamente sensibles tienen una gran capacidad para procesar todo lo que llega a sus sentidos de una manera más profunda y sutil, son más dadas a reflexionar o analizar lo que sucede tanto fuera como dentro de ellas. Suelen ser más conscientes, dotadas de una gran inteligencia, intuición e imaginación.

Según Isabel Sartorius (la primera novia oficial de nuestro actual rey de España, Felipe VI, por cierto), que es una reconocida PAS, ser PAS significa “tener un sistema nervioso sensible y es normal, es un rasgo neutro”. Según relata sobre su experiencia personal, “desde pequeña lo que más me ha hecho sufrir es mi extrema sensibilidad. Todo me afectaba mucho más que a mis hermanos, y durante más tiempo. Me tomaba todo muy a pecho y mi madre tenía que tener un cuidado especial conmigo porque todo me afectaba el doble. Las personas reaccionamos de manera diferente en la intensidad a la que se ve estimulado su sistema nervioso, ante la misma situación, bajo un mismo estímulo. Un grito de mi padre en un momento dado, a mi hermana le dejaba indiferente porque lo entendía ¡y yo estaba 2 días sin hablarle! Sin embargo, de la misma manera, también somos capaces de ofrecer una comprensión y una ternura inigualables. Con el tiempo descubrí que lo que ser PAS expresa es sólo el hecho de tener una mayor receptividad a la estimulación. Un PAS puede llorar de alegría al contemplar un cuadro que le agrada y sufrir ansiedad por una contestación poco amable”.

"Si la piel es una barrera, una frontera física entre el mundo y tú, las PAS tienen la piel muy porosa, muy fina... tienen muy poca barrera". La metáfora es de Karina Zegers, coach especializada en tratar con PAS y la responsable de traer el término a España, a través de su libro La alta sensibilidad.

20 RASGOS DE LOS PAS:

Pero vamos a ver unos cuantos rasgos que suelen ser comunes en los PAS:

1. Las emociones las viven con más intensidad, las magnifican. Y reaccionan también más intensamente ante los sucesos positivos o negativos. Tienen un umbral más bajo, tanto para el dolor físico como para el emocional. Lloran y ríen fácilmente.

2.Tienen una gran empatía. La persona altamente sensible percibe al instante cualquier cambio en las personas que le rodean. Notan la tristeza de quienes están a su lado y pueden llegar a vivirla como propia con más facilidad que otra persona que también esté cerca de la persona afectada. Les duele el sufrimiento ajeno.

3. Se sienten heridos con más facilidad. La persona altamente sensible lo da todo por los demás. Ama a su familia y a los suyos, vive la felicidad de un modo muy particular, pero al percibir las emociones de los otros con mayor efectividad, a veces puede sentirse herida también con mayor facilidad. Una mala palabra, un pequeño desprecio, un gesto de desaire o una simple mentira, se padece de un modo profundo. Es una traición a su sinceridad emotiva.

4. Se siente bien haciendo cosas en soledad. No la teme, le gusta y en ocasiones, la busca. Por lo general, se sienten más a gusto en los grupos reducidos y evitan las grandes multitudes y el caos.

5. Son muy creativos. Sienten mucho placer con la música, con el dibujo, con la lectura… se expresa muy bien con estos canales artísticos. Pueden tocar instrumentos y se emocionan con las melodías de un modo muy intenso. También tienen preferencia por la escritura, por la poesía y el arte en general.

6. Suelen ser solidarios y necesitan sentirse útiles.

7.  Les afectan mucho las luces brillantes, los olores fuertes y el ruido, en general.

8. Tienen dificultad para mantener sus límites personales y decir “no”.

9. Tienen dificultades con el manejo de las situaciones estresantes.

10. Tienen la capacidad de detectar las sutilezas en el ambiente. Son muy observadores.

11. Suelen considerarse personas espirituales y tienen una rica vida interior. Son pensadores profundos.

12. Al procesar todo con más profundidad, también lo hacen con sus propios defectos, de manera que son muy sensibles a las críticas.

13. Son más sensibles al alcohol, las drogas, el tabaco, el frío o el calor, los medicamentos, etc.

14. Viven a un ritmo más lento, las prisas no están hechas para ellos porque les hacen sentir mal. Se incomodan cuando les piden muchas cosas en un corto plazo de tiempo.

15. Les resulta más difícil tomar decisiones, ya que tienden a sopesar con mucho detenimiento los pros y los contras, incluso en situaciones en las cuales no hay decisiones buenas o malas, como a la hora de elegir un plato en el restaurante.

16. Son muy educados, debido a su extrema empatía. Estas personas jamás dejarían el carrito de la compra tirado en el aparcamiento ni intentarían pasar por delante de los demás en una fila porque respetan las normas de educación e intentan agradar a los demás. Además, normalmente son los primeros en darse cuenta de que alguien se está comportando de manera inadecuada, aunque es probable que no se lo hagan notar.

17. Se asustan con facilidad.

18. Después de días o momentos en que han estado más ocupados que de costumbre necesitan retirarse a descansar, a una habitación a oscuras o a otro sitio tranquilo donde poder disfrutar de su soledad y recargarse de nuevo.

19. Son perfeccionistas y concienzudos en su trabajo y prefieren trabajar en un entorno individual. A muchas personas sensibles les gusta trabajar desde casa o ser autónomos, porque así pueden controlar los estímulos de su lugar de trabajo. Y  los que no tienen el lujo de poder elaborar sus propios horarios de trabajo flexibles, prefieren trabajar en espacios pequeños y cerrados, donde tienen más privacidad y menos ruido.

20. No les gustan las películas o programas con imágenes violentas, como las películas de miedo.


PILARES EDUCATIVOS PARA LOS NIÑOS ALTAMENTE SENSIBLES:


Este rasgo es un caldo de cultivo de muchas enfermedades, pero también es un caldo de cultivo para lo mejor. De hecho, detectar a un sujeto altamente sensible desde su infancia determinará en gran medida cómo este se enfrente al mundo. Aunque esta característica es genética, la educación y el ambiente hará que esta sensibilidad se desarrolle de una manera u otra, viéndolo como una característica más y no como un problema. Porque esta capacidad de sentir las cosas con mucha más intensidad debe ser reeducada y cuidada, al igual que la persona de piel blanca que debe ponerse mucha más protección para salir al sol o la playa.

Este rasgo, ya desde bebés, se puede apreciar en detalles tales, como el hecho de que el niño se queje de que la ropa puede hacerle daño o también puede llorar a menudo al escuchar ruidos fuertes.

Son niños muy maduros, y ello se advierte en la profundidad de sus preguntas. Esta madurez personal hace que se sientan diferentes a sus compañeros de clase.

Intuyen el estado de ánimo de los adultos. Se fijan en las expresiones, en los gestos. Está atento a los detalles del día a día. Sus padres o maestros les ven como un niño sensible o tímido. La timidez es otra característica que puede formar parte de estas personas. Pero según Elaine Aron, ninguna persona nace tímida, sino tan solo con una mayor predisposición a la timidez, que se desarrolla o no en función de las experiencias sociales que viva en su infancia. Así, dada su mayor sensibilidad, las personas altamente sensibles tienen una mayor probabilidad de llegar a ser tímidas o socialmente ansiosas si viven experiencias socialmente desagradables, pero no es una característica que forme necesariamente parte de este modo de ser.

Como he explicado más arriba, en la descripción de los rasgos, se sienten heridos con  facilidad, cualquier  palabra o mal gesto les afecta gravemente. Sienten en mayor grado  los desprecios, los egoísmos, los silencios y los malos gestos. 

 Ante todos estos hechos, no debemos convertir a un niño en lo que no es ni aún menos intentar “normalizarlo”. Hay que aceptar sus características y hacerle ver que sentir la vida  con esa intensidad no es una desgracia, sino un don. 

¿Qué pautas seguir entonces?


1. En primer lugar, debes saber que como padre, madre o educador, es difícil protegerles en todos los ámbitos de su vida. No podemos meterlos en una burbuja para evitar cosas que han de vivir por sí mismos y que les enseñará a crecer. No los sobreprotejas, ayúdales cada día, pero no les cierres puertas.
2. Compréndelos. Debes saber que las personas altamente sensibles tienen un umbral más bajo del dolor. Físicamente sienten más el dolor y emocionalmente ocurre lo mismo. Van a saber cuándo llegas a casa con problemas, te harán preguntas hacia las que tal vez, no tengas respuestas. Mantén un buen diálogo con ellos, aunque sean pequeños van a necesitar respuestas a ese mundo complejo de los adultos, tal vez se interesen sobre tus emociones, tal vez se ofendan con más facilidad porque no los atiendes. Ten paciencia y entiéndelos.
3. Razona con ellos todo lo que puedas y no les critiques, y si lo haces, que sea una critica constructiva y sin alzar la voz.
4. Respeta su gusto por la soledad y atiende sus necesidades, dejándole sus espacios donde disfrutar de su música, de sus dibujos, de sus lecturas. Pero intenta también que se relacionen con otros niños. No faltarán esos días en que lleguen a casa llorando porque otros niños les han ofendido, o les han defraudado. Es entonces cuando deberás cumplir tu papel como adulto para explicarle cómo somos las personas.
5. Consigue que sea autosuficiente, desarrollando su sentimiento de autoeficacia.
6. Refuerza su autoestima, mediante el refuerzo positivo y la validación, para evitar que el mundo les haga daño con sus abundantes incongruencias.

ALGUNOS CONSEJOS ÚTILES A LA HORA DE INTERACTUAR  CON ELLOS:


1. Habla suave cuando estés con ellos. 
2. El mundo puede ser abrumador, y serán honestos sobre lo que les molesta, pero no son quejumbrosos crónicos.
3. No les critiques. Y si lo haces, que sea de una forma constructiva y sin alzar la voz.
4. No te preocupes si se quedan callados en las multitudes. Los sensibles tienen mucho que procesar en lugares caóticos, no están tratando de ser aburridos. Solo necesitan un momento de paz.
5. Toma sus críticas como un cumplido. Los PAS tienen un gran poder de observación, así que ten por seguro que te harán notar los detalles que ellos creen que debes mejorar. 
6. Es normal en ellos desaparecer por unos días. Necesitan tiempo para disfrutar sus vidas tranquilamente.
7. Sé honesto acerca de cómo te sientes. Serán mucho más felices si les cuentas que estás enojado a que si usas máscaras, y ellos tengan que estar en todo momento tratando de descubrir qué sucede.
8. Evita discusiones complejas, relacionadas a temas políticos o religiosos. Los problemas que vive el mundo son una causa de gran preocupación para los sensibles. Primero pregunta cuál es su posición política o su creencia, y despues, descubre si coincide contigo antes de seguir la conversación. 
9. Son muy buenos escuchándote. Así que debieses hacer lo mismo. Cuando tengan algo que decir,escúchalos. 
10. Necesitan hacer sus propios planes. Algunos serán muy rigurosos en esto y otros algo más relajados. No les digas que deben hacer tal o cual cosa hoy, ni el ritmo de vida que deben llevar.
11. Si vives con ellos, trata de limpiar tus desastres. Los ambientes desordenados son desagradables para todos pero aún lo son más para ellos.
12. Si trabajas con ellos no les hables cuando están concentrados en un proyecto. En vez de eso, avísales que te gustaría hablar del proyecto con ellos en algún momento del día.
13. Entiéndelos si se toman algo como personal y aprende de lo que les dijiste o hiciste. El hacer lo contrario los afectará aún más. 

PAS FAMOSOS:








Nicole Kidman, Martin Luther King, Celine Dion, Alanis Morissette, Bob Dylan, Joaquin Phoenix, Steven Spielberg, Charles Darwin, Gandhi, Malcolm X, Dalai Lama, Madre Teresa, Princesa Diana, Jane Goodall, Harry Truman, Eleanor Roosevelt, Katherine Hepburn, Spencer Tracy, Glenn Close, Winona Ryder, Adrien Brody, Steve Martin, Orson Welles, Virginia Wolf, Leonardo da Vinci, Dali, Picasso, Frida Kahlo, Ansel Adams, Hitchkock, John Lennon, Dolly Parton, Barbra Streissand, Elton John, Jim Morrison, Walt Disney, Mozart….

EL TEST DE ELAINE ARON:

Por si despues de leer todo lo anterior, aún te queda alguna duda, aquí dejo el enlace del Test de Elaine Aron, para que definitivamente tengas claro si eres o no una PAS:


Yo me lo hice y si, a mi también me salió. Porque a mi también, cuando era una niña me decían que era muy sentida y que me tomaba las cosas muy a pecho. Cuando veia una peli que era un dramón y la protagonista sufria y lo estaba pasando mal, yo también lo pasaba mal y lloraba…. Y aún hoy, a pesar de que con los años uno va adquiriendo recursos y desarrollando barreras protectoras, con una canción me puedo emocionar hasta las lágrimas o puedo llegar a llorar si me imagino, por ejemplo, perdiendo a alguien de mi familia…… o si veo a un niño llorar, puedo emocionarme y contagiarme yo también ….. Si, por todos estos y otros pequeños y no tan pequeños detalles, sé que yo también estoy en ese 20% de la población que es PAS, y en cierto modo es liberador, porque sabes que hay otras personas que son como tú de hipersensibles, o mejor dicho, que tienen (tenemos) una alta sensibilidad. Y termino la entrada con un video musical de otra PAS famosa: Alanis Morrisette.



Fuentes:

"El don de la sensibilidad", de Elaine Aron
"La alta sensibilidad", de Karina Zegers
lamenteesmaravillosa.com
mimamatieneunblog.com
playground.mag.net
laisladepenelope.blogspot.com
personasaltamentesensibles.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...