El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

domingo, 26 de septiembre de 2010

¿POR QUÉ LO LLAMAN AMOR CUANDO QUIEREN DECIR MIEDO A LA SOLEDAD?



Las relaciones de pareja son complicadas. Cuando queremos no nos quieren, cuando no queremos, nos quieren. Decimos que queremos a alguien pero al mismo tiempo, no queremos compartir su vida día tras día y sus problemas. Algunos dicen que quieren pero al mismo tiempo creen que la otra persona es de su propiedad y la hacen sufrir. Decimos que queremos al otro pero realmente lo que queremos es nuestra felicidad y no la suya.

¿Por qué decimos que queremos y buscamos una serie de valores y principios en el otro y luego bajamos el listón y nos fijamos en alguien que no los tiene en absoluto? ¿Quizás porque el amor es ciego, sordo, mudo y estúpido? Y cuando queremos querer y que nos quieran ¿Por qué nos empeñamos en buscar los fuegos artificiales (llámese enamoramiento) permanentemente, cuando esa etapa siempre tiene una fecha de caducidad, en lugar de otros factores más sólidos que lo acompañen, para cuando esos fuegos artificiales pierdan su fuerza o se acaben?

¿Y cuántas razones hay, que no son el amor puro y duro, que no es el amor generoso y desinteresado, pero que sin embargo, nos llevan a establecer y mantener una relación de pareja que no es de verdad una relación de amor?

Entre esas razones se podrían enumerar muchas, como por ejemplo: la mera atracción sexual, la utilización del otro para fines egoístas, como por ejemplo, para mantener una posición social o económica, por no tener la personalidad suficiente para no ceder a presiones sociales o familiares, o incluso en muchos casos, casi me atrevería a decir, que en una gran mayoría de casos, la razón que más pesa tiene un solo nombre, que se llama soledad.

Desde pequeños nos inculcan que lo mejor es estar en pareja, tener una familia y vivir acompañados a toda costa y la sociedad presiona para ello (en muchas cosas y situaciones se puede apreciar aún, a pesar del creciente auge de los “singles”) y parece estar hecha no para individuos, sino para parejas.

La soledad es una amenaza tan fuerte, a veces, que se pueden llegar a extremos increíbles, por no llegar a sufrir por ella. Es tan grande ese miedo que a veces, a cambio de afecto y compañía, se termina pagando un precio muy alto, antes o después, no ya sólo a costa de nuestra libertad e independencia, sino incluso llegando a perder la dignidad y la autoestima.

Muchas veces confundimos estar solo con sentirse solo, cuando son dos cosas muy distintas, estar solo es tomar conciencia de una realidad y de la responsabilidad que tiene uno consigo mismo, mientras que sentirse solo es un acto de compasión, que implica dolor y lástima hacia uno mismo y así uno puede estar conviviendo con alguien y sentirse solo y no comprendido.

Lo ideal es poder estar solo sin sentirse solo, disfrutando de ello y de todo lo que eso permite hacer. Y necesitar de la otra persona no sólo por la compañía (que implicaria una dependencia y un apego insano), sino porque sencillamente tu vida es mucho más agradable y rica con la presencia de él o ella a tu lado; es decir, porque se suman cosas no porque se restan.


Este post está dedicado a varias personas queridas de mi entorno,
pero especialmente a una muy especial, mi hermano,
con todo mi cariño.


(Fotos extraidas de Internet)

6 comentarios:

  1. Me has leído el pensamiento, porque comparto al cien por cien el contenido de tu post.
    Es muy cierto que la sociedad la tiene tomada con los singles,no entiendo porqué, ya que es una opción como otra cualquiera y una persona que se basta a si misma debería ser admirada en vez de compadecida o recriminada...
    En fin, que tienes toda la razón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Maria Jose, me alegro de haberte leido el pensamiento jejeje, estamos totalmente de acuerdo, aunque creo también que la sociedad va cambiando poco a poco. Quizás sea más complicado el cambiar los chips mentales de cada uno, para que no se deje influir por esa presión social y ya sea en pareja como "en single", viva y sea plenamente feliz, por encima de todo. Un beso fuerte Maria Jose y que tengas un gran comienzo de semana,

    ResponderEliminar
  3. Lo que es mas duro todavía, es la soledad en compañía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. CHARO, MADRILEÑA27/9/10 21:06

    en realidad el ser humano queremos todo, no estar solos y la vez tener independencia.
    la vida es más fácil cuando encontramos a alguien compatibre con nosotros, pero ese hoy en día es como buscar una aguja en un pajar, bueno también estar sin pareja se puede estar fenomenal, cuando tú sabes lo que quieres en cada momento.

    ResponderEliminar
  5. Si Máximo, eso dicen que estar solos estando acompañados es lo peor, porque estar solo es una realidad física, pero sentirse solo tiene que ver con la afectividad. Se puede estar solo y sentirse acompañado y querido, y por el contrario, se puede estar acompañado y sentirse solo. Saluditos y buena semana,

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón Charo, las relaciones de pareja son complicadas porque el ser humano es contradictorio, quiere independencia y libertad, pero a la vez quiere amor y compañía, todos queremos recibir mucho pero quizás no dando tanto, ¿y cómo se compatibiliza todo eso? ese es el gran dilema a resolver. Muchos besitos amiga,

    ResponderEliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...