El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

domingo, 21 de noviembre de 2010

VISITANDO EL CAÑÓN DEL RIO LOBOS Y OTROS LUGARES DE SORIA


La escapada a Soria del pasado puente de la Almudena fue corta pero intensa, dada la cantidad de lugares que visitamos en tres dias escasos, aunque nuestra idea principal era visitar el Cañón del rio Lobos y lo demás ya sería un añadido, lo cierto es que ese añadido  se convertiría en algo más de lo esperado.

Yo no conocía nada de esa provincia, era de esas que no tenía en mi lista como de las más interesantes y sin embargo, me ha gustado mucho, he visto que tiene muchos atractivos (de espacios naturales, gastronómicos, culturales, históricos…..), a lo largo del recorrido por ella te encuentras con cantidad de castillos árabes, iglesias románicas (es una de las que más huellas románicas tiene), ciudades romanas y celtíberas, parques naturales o ermitas templarias, así que vine muy satisfecha y contenta de la escapada y no me importaria nada volver algún dia, aunque antes de eso aún me quedan más provincias españolas por conocer, de las que como Soria había ido dejando de lado y que luego, al final, descubres que en este pais nuestro, por unos u otros motivos, no hay ninguna provincia fea o de escaso atractivo.

Así que intentaré en este post (que será más extenso de lo habitual, aviso….. jejeje) contaros un poco de lo que vimos por allí mis amigas y yo.

El primer dia de camino a El Burgo de Osma, que es donde nos alojaríamos, hicimos un par de paradas, primero en Ayllón y un poco después, en San Esteban de Gormaz.

AYLLÓN, aunque pertenece a la provincia de Segovia, es la localidad más cercana a Soria. Y aunque lo vimos con toda la plaza Mayor vallada por obras (parece que los madrileños no somos los únicos a los que nos toca sufrirlas), nos pareció un lugar con mucho encanto, ideal para pasar el dia e ir a comer un asado, aunque hay que decir también que hace mucho frio y hay que ir provistos de ropa de mucho abrigo. Pero fue agradable pasear por él y respirar su ambientillo medieval, a través de sus murallas, iglesias, palacios y conventos que nos ibamos encontrando a nuestro paso.


SAN ESTEBAN DE GORMAZ es bastante parecido a Ayllón, aunque más grande. En él tuvieron lugar importantes acontecimientos históricos, debido a su estratégica situación, como por ejemplo, la expulsión por el Cid Campeador de los musulmanes en el siglo XI. Me encantaron especialmente las estampas otoñales que nos ofrecía el rio Duero antes de entrar en el recinto amurallado del pueblo.





EL BURGO DE OSMA, es la localidad más turística de toda la provincia y por eso nos sorprendió que no hubiera demasiada gente. Es bonita y mantiene la linea de ciudad medieval de las anteriores por las que habíamos pasado. Lo que más me gustó de ella fue, sin duda, la catedral.

La catedral por sí sola merece la pena la visita, es una auténtica maravilla, nos gustó más que la de la propia capital de Soria. Tiene una mezcla de estilos que la dan una gran belleza, uniendo huellas del románico, el gótico y el barroco. Y tiene una gran cantidad de objetos, documentos y obras de arte en su interior (en pinturas, esculturas, muebles, tapices, orfebreria, etc.), especialmente me encantó el sepulcro gótico de piedra policromada de San Pedro de Osma. Es una auténtica preciosidad. La lástima es que no dejaran hacer fotos (lo intenté desde fuera, pero los reflejos me impidieron sacarla con una mediana calidad).
En febrero y marzo se realizan allí Las Jornadas de la Matanza, pero ahora en noviembre, las que están teniendo lugar son las Jornadas Micológicas, las de la Trufa y las del Cardo y puedes degustarlos en muchos de los bares de allí.

Por cierto, son cosas típicas para traerse: distintos tipos de pastas (como las tetillas de monja, los sansaturios o los besos de angel), el paté, las setas, la mantequilla, los torreznos……. En fin, muchas exquisiteces de esas “de pueblo” que no siempre tienes ocasión de probar en una gran ciudad y que, desde luego, agradeces y disfrutas mucho cuando las comes allí.

Nuestro segundo dia fue totalmente ecológico y de contacto pleno con la naturaleza. Primero fuimos a visitar el Cañón del rio Lobos, el objetivo principal de nuestra escapada y después aprovechamos la cercanía, para ir también a ver la Fuentona de Muriel.


El dia de la excursión al CAÑÓN DEL RIO LOBOS amaneció con una gran niebla, aunque poco a poco fue levantándose y cuando llegamos allí pudimos disfrutar de un hermoso dia, despejado y soleado. Antes de entrar al Cañón nos desviamos hasta el mirador de la Galiana, desde donde nos habían dicho que tendríamos las mejores vistas de todo el Cañón, y desde luego, tenían toda la razón. Fundamentalmente el Cañón tiene un gran valor geológico, ya que sus rocas tienen más de 100 millones de años de antigüedad.


Despues de bajar el puerto, recorrido por cierto corto, aunque con unas cuantas curvas muy pronunciadas, con las que nosotras no tuvimos problema, ya que nos tocó llevar delante el coche de un conductor tortuga, que más que constituir algún riesgo por el exceso de velocidad, era casi un peligro por la lentitud con la que conducía, pero por fin llegamos al parking del Cañón, donde dejamos el coche e iniciamos nuestra ruta senderil (muy sencillita, la verdad, totalmente apta para profanas en senderismo como nosotras, como me dijo un compañero del trabajo “es una ruta para viejas”….......jejeje).

Despues de andar un poco llegamos a la auténtica entrada del desfiladero, que está dominada por la hermosa ermita templaria de San Bartolomé (de estilo románico, del siglo XIII), su perfil con el Cañón de fondo es de las vistas más bonitas de todo el viaje. Recorrimos el desfiladero durante una hora, pero al ver que estaba demasiado lleno de gente y que ya el paisaje empezaba a resultar ya todo igual, nos dimos la vuelta para seguir aprovechando el día, descubriendo más cosas.





Me olvidaba decir que Felix Rodriguez de la Fuente, el famoso realizador y divulgador de documentales y gran defensor de la ecologia, rodó por alli varios de sus documentales (que ahora se están reponiendo en un canal de la tele, por cierto).

Al salir del Cañón fuimos a UCERO a tomar algo, ya que es el pueblo que está más cerca de allí y después paseamos un poco por él. Destaca en él la iglesia de San Juan Bautista. Nos llamaron la atención las casas, totalmente rústicas y algunas incluso casi totalmente derruidas, aunque parece ser que en la Edad Media fue una villa muy importante. Ahí compré miel en una casa particular, que la tenían en exposición en la ventana y la misma hija de los dueños salió ella misma en pijama a abrirnos la puerta y venderla ¡esto si que es hacer negocio cómodamente sin salir de casa!


Despues continuamos hasta la FUENTONA DE MURIEL donde al llegar, el encargado del Centro de Información de este área natural nos contó algunas interesantes cosas sobre ella, como que en el manantial del que manaba el rio Albíón, a través de una serie de cuevas sumergidas, fue en 2002 objeto del primer documental que rodó allí el equipo del programa de TV “Al filo de lo imposible”, que el lago tiene una profundidad de 11 metros en la parte más visible, pero que los grupos de espeleólogos que la siguen explorando han rebasado los 100 metros a través de sus cuevas y sus profundas simas y que en los más de 30 años que llevan realizando esas exploraciones han muerto 5 buzos expertos, debido a su peligrosidad. Tiene forma de cráter y es como una especie de embudo, que tiene un origen kárstico. Antes de llegar a este manantial tienes que atravesar, bordeando el rio, un bosque de sabinas, que le dan un aire casi mágico. Y también se pueden avistar buitres leonados y otras especies de animales. Nosotras tuvimos la suerte de ver un par de ellos a través del telescopio que habia en la Oficina de Información, aunque la foto tomada a través de mi cámara, colocada encima de la lente del telescopio hizo que se perdiera enfoque y claridad ¡pero algo es algo!





Al salir de la Fuentona nos acercamos a CALATAÑAZOR, que es también un auténtico pueblo medieval pero este tiene un encanto muy, muy especial y que realmente nos cautivó, con sus casas de piedra, muy cuidadas y sus originales chimeneas cónicas. Es muy pintoresco y está muy bien conservado, sus murallas, por ejemplo, están casi intactas. Y de hecho, está declarado Conjunto Histórico Artístico Nacional. La verdad es que no me extraña que Orson Welles rodara allí su película “Campanadas a medianoche”. Este pueblo es famoso también por ser el lugar donde el rey Almanzor (pesadilla de los cristianos) sufrió su famosa derrota en 1002 y que daria lugar a aquello de: “Donde Almanzor perdió el tambor”.



Visitamos también un curioso Museo de la Cocina, que era realmente la casa de un avispado habitante del pueblo (Victor, un anciano que ya ha había pasado de los 80) que había decidido enseñar la casa en la que había vivido toda su vida a los turistas, contando historias sobre los viejos aparejos e instrumentos de múltiples usos que tenía guardados, especialmente los destinados a cocinar y hacer la matanza o arar la tierra y luego pedía "la voluntad" por sus pintorescas explicaciones. Algunos instrumentos los conociamos (a través de haberlos visto en películas o en museos), pero había otros que era la primera vez que los veíamos en nuestra vida y no teníamos idea de cuál sería su utilidad, hubo uno que nos llamó especialmente la atención, que resultó ser un calentador de cama, pero que tenía el aspecto de un trineo y en cuyo interior había una especie de orinal, que resultó ser un recipiente donde se metían las brasas y después se colocaba todo ello entre las sábanas. Para nuestro pesar, Victor no nos dejó hacer fotos de tan curiosos instrumentos. Por cierto, que nosotras debiamos ser demasiado curiosas para él porque ante nuestras numerosas preguntas, él se impacientaba  mucho, demostrando que debía de ser un lugareño con carácter, poco acostumbrado a salirse del guión de sus estudiadas explicaciones para los ingenuos turistas de ciudad. Pero nos cayó simpático y aquí le tenemos posando para el recuerdo, con una cierta indolencia.


Allí compramos algunos productos comestibles típicos para traer de recuerdo, como chorizos, queso (que nos ambientaria con su fuerte “tufillo” el resto del viaje), membrillo y pastas de mantequilla.

Cuando esa noche, de vuelta a El Burgo de Osma, oimos las noticias sobre el tiempo en la TV de nuestra Hospederia, confirmamos que el lunes iba a haber lluvia fuerte, así que decidimos que la vuelta a Madrid la haríamos definitivamente el domingo, pues no valia la pena seguir haciendo ruta con mal tiempo. Por lo que el tercer dia de nuestro recorrido cargamos el coche con las maletas y nos dirigimos a Soria para ver un poco la ciudad y sobre todo, para ver la ermita de San Saturio, de la que todo el mundo nos había hablado muy bien.

Ese día amaneció nublado y enseguida que llegamos a SORIA empezó a llover (los pronósticos del hombre del tiempo empezaron a cumplirse antes de lo previsto) y ya no paró hasta que nos fuimos hacia Madrid, pero aún así no dejamos de recorrer y visitar los lugares que sabíamos que serían los más interesantes. Fuimos hacia la calle Collado, que es la más comercial de la ciudad y a lo largo de ella fuimos pasando por sus soportales y viendo las distintas plazas con las que nos ibamos encontrando, a nuestro paso, hasta desembocar en la Catedral de San Pedro, que nos sorprendió que no estuviera en el centro, como sucede en la mayoría de las ciudades, sino en las afueras de la ciudad. Despues de ver la de El Burgo de Osma, esta catedral no nos gustó demasiado, en cambio, si me encantó otra iglesia por la que pasamos, la iglesia de Santo Domingo, que tenía un interior y un exterior mucho más bello y espectacular que la propia catedral.




Vimos también, la huella del escritor Antonio Machado en varios lugares de la ciudad, ya fuera en forma de esculturas en su memoria o de poemas suyos. El estuvo casado con una soriana, Leonor, y vivieron allí varios años hasta que por motivos políticos, tuvieron que exiliarse, yéndose a vivir a Colliure (Francia) donde el escritor murió, ciudad con la que por cierto Soria está hermanada, precisamente por este motivo, según leimos en algún lugar.


Lo que más me gustó de la capital de Soria fue el paseo que hicimos a lo largo del rio Duero, recorriendo la zona de Sotoplaya, hasta llegar a la Ermita de San Saturio (es el patrón de Soria), en esta época del año ese paseo ofrece unas estampas otoñales realmente espectaculares. No me extraña nada que este fuera el lugar favorito para pasear de Antonio Machado. Y el interior de la ermita es igual de espectacular que el exterior (se yergue en la montaña y parece que hiciera esfuerzos por mantener el equilibrio y no caerse al rio) y aunque no lo parezca desde fuera, tiene muchas cosas para ver en el pequeño museo que recrea la vida cotidiana del santero.



A la vuelta visitamos a toda prisa, porque justo iban a cerrar, el monasterio de San Juan de Duero (del sigo XIII), cuyos arcos nos habían dicho que eran muy especiales y la verdad es que el interior de esa iglesia es precioso, porque aunque la cubierta del claustro se ha perdido, no ha pasado así con los arcos y columnas que la sujetaban, los cuáles se conservan perfectos y se aprecia en ellos una gran influencia islámica.


Y ya después de parar a comer y aprovechar para calentarnos y secarnos, ya que estábamos literalmente empapadas por la lluvia que nos había ido calando a lo largo de toda la mañana, salimos ya de vuelta para Madrid.

Vuelta a casa

12 comentarios:

  1. CHARO, MADRILEÑA21/11/10 14:30

    ¡viva españa! tiene unos lugares maravillosos, con razón dicen primero visitar toda españa, después salir fuera.
    tiene mucho patrimonio de la humanidad.
    los pueblos son estupendos para comprar cualquier alimento, ellos son lo más sanos que la ciudad, o por lo menos más naturales.

    ResponderEliminar
  2. Leyendo tu post y disfrutando de tus imágenes es fácil trasladarse mentalmente a estos lugares tan bonitos, ¡la próxima vista “in person”!

    ResponderEliminar
  3. Hola Charo, la verdad es que tenemos un gran patrimonio y ninguno de nuestros pueblos y ciudades tienen desperdicio, todos tienen algo que ofrecernos y que nos pueden hacer disfrutar, y simplemente están ahi esperandonos para que los vayamos a descubrir. Un beso amiga y que tengas una gran semana,

    ResponderEliminar
  4. Hola Mari, me alegro mucho de que el leer lo que he escrito sobre Soria te pueda animar a visitarla y ya sabes, las cosas buenas hay que compartirlas para que lo que tu has disfrutado lo puedan disfrutar tambien los demas. Un beso y un abrazo y que tengas una semana estupenda,

    ResponderEliminar
  5. Hola Nieves.
    Una ruta preciosa.
    Magnifica entrada muy documentada y bien explicada llevo mucho tiempo queriendo ir a recorrer Soria es una de las pocas provincias que no conozco como quisiera, solo he estado de paso, me recuerda un poco a Teruel. Me encanta recorrer pueblos ciudades que todavía guardan su encanto tradicional. Lastima que no dejaran fotografiar el sepulcro de San Pedro de Osma. No entiendo que manía tienen con no dejar mostrar las maravillas del arte funerario.
    Felicidades por el post :D
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas gracias APU por tus felicitaciones, me alegro de que te haya gustado la entrada sobre la escapada a Soria y me alegro de que te sirva de estimulo para visitar esta provincia, que es, para muchos, bastante desconocida.

    Y respecto a no dejar fotografiar ciertos objetos artísticos, yo tampoco lo entiendo, esta bien cuidarlos, pero con cierta medida y dejando que la gente también los disfrute. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Bonitas imagenes. A veces nos vamos lejos a buscar bellos lugares y no nos damos cuenta de todo lo que tenemos aqui.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Lola, es verdad que si queremos podemos encontrar cosas bellas cerca de nosotros, sin tener que irnos lejos a buscarlas, pero no sé por qué parece que lo lejano y exótico nos atrae siempre más que lo que tenemos al lado ¿será por aquello de buscar la aventura o simplemente que nos gusta más lo que es dificil de conseguir? Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Preciosas fotos del cañon del Río Lobos.¿Tuvisteis la oportunidad de visitar las cuevas? Es una de las partes mas sorprendentes.

    Puedes ver otra opinión del cañon aquí http://prefieromontana.es/turismo-rural/canon-rio-lobos-soria/

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Prefiero Montaña, muchas gracias por tu comentario, me alegro de que hayan gustado las fotos del Cañón del rio Lobos y gracias también por tu interesante enlace, conteniendo otra opinión sobre el mismo lugar, la verdad es que no tuvimos oportunidad de visitar las cuevas, desgraciadamente, pero bueno, así habrá un motivo para hacer una nueva visita por allí y ver las cuevas la próxima vez. Un saludo,

    ResponderEliminar
  11. Querida Nieves, a pesar del frío de España y de calor sofocante de Buenos Aires nuestra amistad tan bonita se da sus tiempos, para decirte lo hermoso de tu espacio, un beso grande .

    ResponderEliminar
  12. Querida Gladis, muchas gracias por tu comentario y tus palabras desde Buenos Aires, por cierto, yo estaría encantada de que nos mandaras algo de calorcito del verano de allá .... jejeje.

    Espero que las cosas vayan mejorando por allí, y quiero que sepas que aprecio mucho tu hermosa amistad. Un beso muy fuerte y aunque ya seguimos el contacto via email, me encanta también recibir tus visitas y comentarios por aqui,

    ResponderEliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...