El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

martes, 25 de junio de 2013

PRIMER DIA DE MI VIAJE A LISBOA EN JULIO DE 2012: RECORRIENDO ALFAMA, LA BAIXA Y EL CASTILLO DE SAN JORGE

la plaza del Rossio

Ya iba tocando algún post viajero, así que he decidido ir colgando este verano todas las entradas viajeras prometidas desde hace tiempo, empezando por los dos pendientes del pasado año y siguiendo  por los realizados en este año, hasta la fecha, incluido el último viaje a las Beiras portuguesas y una pequeña escapada a Valencia.

Así que, siguiendo un orden cronológico, hoy empiezo el relato de mi viaje a Lisboa durante la primera semana de julio del pasado año, con mi sobrina Cristina. Como el relato me quedó un poco largo (algo raro en mí ¿verdad? jejeje), lo publicaré en varias entradas. Espero que sea de utilidad para los que vayan a viajar por allí este verano.

Cris y yo ibamos a hacer el viaje en el tren cama Lusitania y decidimos salir con tiempo hacia la estación de Chamartin, ya que esa noche el equipo español de futbol se disputaba la final de la Eurocopa con Italia. Entramos en la cafeteria a tomar algo y de paso, poder seguir el partido desde alli, hasta que saliera nuestro tren. La cosa empezó a ponerse emocionante al poco de comenzar ya que cuando llegó el final de la primera parte España ya habia metido dos goles, al final tuvimos que subir a nuestro tren antes de que acabara el partido, aunque el resultado ya estaba bastante claro y por si quedaba alguna duda, dos goles más vinieron a inclinarse en la balanza española. Empezábamos bien el viaje, con la pequeña satisfacción deportiva.


esta paloma que conocimos despues en la plaza del Rossio
no parecíó sentirse demasiado impresionada cuando Cris le enseñó
un periódico con el triunfo de nuestra selección

Hacia muchos años que yo no viajaba en tren de noche, casi tendría que remontarme a mi niñez y adolescencia, recordando mis vacaciones familiares en Alicante, cuando ibamos alli a veranear en un tren litera y unos años después, cuando a los 18 años, de vuelta de mi año de estancia en Inglaterra estudiando inglés, decidí volver a España, con una amiga asturiana, de la manera más económica posible (entonces no habia vuelos low cost) y la manera más barata era coger el ferry de Devon a Calais, de ahí a Paris en tren y otro tren nocturno de Paris a Madrid. En resumen…. que me hacia mucha ilusión coger el tren nocturno de nuevo. Y además para mi sobrina eso era una nueva experiencia y también la hacia ilusión (a sus 19 años estaba ya bastante viajada, pero todos sus viajes habian sido, hasta entonces, en avión y autobus).

En la agencia me habian dicho que compartiríamos la cabina con otras dos chicas, pero lo cierto es que, tras un malentendido de unas señoras que se equivocaron de vagón y se colaron en el nuestro, finalmente tuvimos la suerte de tener una cabina para nosotras solas, felizmente, ya que el espacio en estas cabinas turistas resulta muy escaso y todo es bastante reducido. Mi sobrina había tenido la precaución de llevarse unos tapones, pero a su tia se le olvidaron y con el traqueteo del tren, el ruido de los pasajeros de los vagones de al lado, las sucesivas paradas que iba haciendo el tren y el ruido de los nuevos pasajeros que iban subiendo, al final mi sueño no fue demasiado profundo que digamos, un duermevela que se dice, vamos.

nuestra "enorme" cabina
Pero, finalmente llegamos a la hora prevista a la estación de Santa Apolonia, haciendo antes una parada en la estación de Oriente, cuyo moderno diseño es obra de Santiago Calatrava. La estación de Santa Apolonia es sencilla y modesta, pintada toda ella en color azul celeste, y sinceramente, y no sé por que, pero yo esperaba una estación más elegante, grande, moderna  y majestuosa, ya que había leido que era la estación de las llegadas y salidas internacionales de la ciudad. Pero está claro que muchas veces el trabajo que realiza nuestra imaginación no se corresponde con la realidad que uno se encuentra después.

estación de Oriente
estación de Santa Apolonia
Como me habian dicho que en Lisboa los taxis no eran caros, decidimos que lo mejor sería coger uno, en lugar de andar arrastrando nuestros trolleys y mochilas, a través de escaleras de metros, tranvias y autobuses. E hicimos bien, porque por 5 euros nos encontramos en muy poco tiempo a las puertas de nuestro hotel, el Doas Naçoes,  un hotel de dos estrellas, con una buena relación precio-calidad, pero sobre todo y lo más importante para nosotras, estaba inmejorablemente bien ubicado, en medio de una importante calle peatonal y comercial, la Rua Augusta, entre la plaza del Comercio y la del Rocio.

Como llegamos tan pronto y antes de las 12 no podíamos entrar en nuestra habitación, dejamos nuestro equipaje en el hotel y nos lanzamos a explorar la ciudad, para empezar a orientarnos y a familiarizarnos con ella, aunque lo primero que hicimos fue desayunar y la verdad es que nos dimos un auténtico banquete en una atractiva cafeteria pasteleria que encontramos cerca de allí, donde todo tenía una pinta estupenda y nos entraron ganas de probarlo todo. Así que nos tomamos cada una un vaso grande de zumo de naranja natural, un café con leche, un hojaldre salado y un pastelito de Belem (el primero de los muchos que tomaríamos allí) por 10 euros en total.

el hotel donde estuvimos alojadas allí, el Doas Nacoes,
con una situación sencillamente perfecta
las maravillosas vistas desde nuestra habitación
el funicular de Santa Justa al fondo
la Rua Augusta, que desemboca en la plaza del Comercio
y al fondo, el rio Tajo
Una vez satisfecha esa primera necesidad básica, nos fuimos a conseguir nuestra tarjeta de transporte de las 7 Colinas. Tras leer en varios foros sobre este tema, decidí que esa podría ser la opción más interesante para nosotras y en efecto asi fue, porque por 5 euros diarios (+ 0,50 cts. de la compra de la tarjeta el primer dia) nos podiamos subir todas las veces que quisiéramos a todos los medios de transporte que hay en Lisboa: elevador, funiculares, tranvias, metro, autobuses….. y lo cierto es que con el primer viaje que hicimos al subir en el elevador de Santa Justa (el billete ya te valia 5 euros) ya lo habíamos amortizado,  o sea, que más rentable no puede ser ….. (por cierto ¿se habrán puesto de acuerdo los lisboetas para poner tantos precios a 5 euros? es una simple curiosidad ……).  Asi que el resto de los dias que estuvimos recorriendo Lisboa, seguimos recargando la tarjeta diariamente.

La primera zona que nos apeteció explorar fue la de Alfama y la Baixa, en pleno centro histórico de la ciudad. Recorrimos la plaza del Comercio, la del Rossio, la de los Restauradores, la de Martín Muñiz, la de Figueira…. Y comimos en otra cafeteria (aún no nos había dado tiempo a descubrir los lugares más típicos y las zonas de comidas más populares), donde tomamos unas buenísimas sardinas con patatas (el pescado alli es casi obligatorio tomarlo), acompañadas de una cerveza Sagres, bueno, mejor dicho, las tomé yo; Cris es más carnivora y prefirió un filete con patatas, con una Coca-Cola.

mi primera comida en Lisboa

Antes de seguir, quiero aclarar, para los que no conozcan Lisboa, que esta ciudad tiene 5 grandes barrios: la Baixa, que es la zona más céntrica, donde se encuentran la mayor parte de los comercios y entretenimientos; el Chiado y el Barrio Alto, que representan la Lisboa más bohemia y alternativa; la Alfama, que es uno de los barrios más tradicionales de Lisboa, cuyas estrechas calles fueron residencia de pescadores durante muchos años; el barrio de Belem, en el que se encuentran algunos de los monumentos más importantes de Lisboa y por último, el Parque de las Naciones, que es la zona de Lisboa que se creó con motivo de la Expo de 1998, la zona más moderna de la ciudad, con amplios espacios y modernos centros comerciales. Y aclarado esto, continúo el relato.

Despues de comer, nos fuimos al hotel donde pudimos, por fin, disponer de nuestra habitación y refrescarnos y cambiarnos de ropa, para seguir nuestra ruta prevista para esa tarde. En la plaza de Martin Muñiz cogimos el tranvia 28 (según me habían dicho, este es el más popular, porque pasa por los lugares más turísticos) y nos bajamos en el mirador de Santa Lucia, donde admiramos las espectaculares vistas que tienes desde alli y tras hacer algunas cuantas fotos, nos dirigimos hasta el castillo de San Jorge, que recorrimos hasta que lo cerraron. En una de sus torres, la de Ulises, había una cámara oscura y entramos. No, no penséis mal, para quién no haya entrado nunca en una, le contaré que consiste en un gran periscopio que sale del techo y va enfocando distintos puntos de la ciudad, que muestran al visitante lo que está ocurriendo en ella en ese preciso instante. Y la verdad es que resulta una experiencia muy curiosa. Yo ya había tenido ocasión de entrar en una hace unos pocos años, en la que hay en la ciudad de Tavira, en el Algarve portugués precisamente, aunque tengo entendido que en España hay varias.
haciendo un pequeño descanso con el rio Tajo al fondo
vistas del centro de Lisboa desde el castillo de San Jorge
músicos espontáneos en el recinto del  Castillo
la cámara oscura del Castillo 
y un pavo real intentando impresionar a una pavita,
que se hacía la dura........
Despues de visitar el castillo de San Jorge, nos cogimos de nuevo el “Eléctrico” 28 (como también llaman alli a los tranvías) y nos fuimos al Hard Rock Café, donde mi sobrina querí coger un regalo para un amigo suyo, que colecciona objetos de los Hard Rocks de todo el mundo. También nos interesaba conocer el lugar porque las dos excursiones que yo había contratado desde Madrid iban a salir desde ese punto precisamente.

uno de los muuuchossss tranvias que fotografié por allí
Y despues de seguir callejeando un buen rato por el centro de la ciudad, para seguir orientándonos en nuestros próximos dias por allí, volvimos al hotel bastante cansadas, por lo que decidimos tomarnos una cena ligera en nuestra habitación, a base de unas ensaladas que habíamos comprado en una franquicia de comida "muy sana" que teníamos justo enfrente del hotel (más cómodo imposible, tanto que muchas de nuestras cenas fueron de allí, dado el cansancio que solíamos traer todos los dias).

callejeando por la Alfama


la curiosa Casa de los Picos al fondo,
también en el barrio de Alfama
la estación del Rossio en la Baixa
y de nuevo, la plaza del Rossio,
uno de los puntos de reunión  más famosos y concurridos de Lisboa

Continuará...................

18 comentarios:

  1. Has descrito a la perfección el reportaje de ese viaje, además con estupendas fotografías.
    Yo estuve en el 2005, pero como iba de paso hacia el norte solo estuvimos unas horas y no vimos nada mas que el centro de Lisboa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Helio, creo que cuando algo lo disfrutas se nota y pones mucho más interés en todos los detalles.

      Si estuviste en el 2005 no estaría mal que te dieras otra vueltecita por allí, a mí me ha gustado mucho más esta última vez recorriéndola a mi aire, que cuando estuve allí hace muchos años, como escala de un circuito.

      Un saludo y feliz fin de semana,

      Eliminar
  2. Hi Nieves,

    The view from the room where you stayed is very interesting.

    The place is a charm. I love eat sardines. Here in Rio de Janeiro the most delicious to eat them are found at restaurants in the downtown.

    Kisses

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi Sissy, in fact the views from our room were one of the best things of our trip indeed.

      And the sardines are one of the cheapest fish to eat, but so jummy to eat, paradoxically! And I, personally, prefer eating sardines to eat the best oysters in the world jejeje.....

      Beijos and have a great weekend,

      Eliminar
  3. Madre mia tia es increible como lo escribes todo, había cosas de las que no me acordaba jaja...

    Aiiins que nostalgia de ese viaje, que bien me lo pasé, a ver si el próximo año trabajo y nos hacemos otro viaje :)

    Tía haz otra entrada de la continuación del viaje, por favor te lo pido jajaja que tengo ganas de leer mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, lo escribo todo porque lo tenía escrito desde hacía meses, con las anotaciones que tomé del viaje, si no, no me acordaría de tantas cosas ¡con la mala memoria que tengo jejeje!

      Ojalá trabajes el año próximo, cuando acabes Enfermeria y nos apuntamos a otro viaje parecido ¡cuenta conmigo sin dudarlo!

      Y respecto a otras entradas, como ya sabes que me enrollo bastante, ya están preparadas ahí esperando las siguientes entradas contando el resto del viaje. La de hoy sólo ha sido del primer dia jejeje.....

      Un besazo cariño,

      Eliminar
  4. Con lo que has contado y con lo que he visto entus fotos..Mañana mismo a Portugal...besotes y bienvenida de nuevo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho de haberte animado a visitar Portugal, la verdad es que es un gran y acogedor pais y lo tenemos ahí al lado.

      Otro beso para ti y muchas gracias Helen,

      Eliminar
  5. Qué maravillosa ciudad es Lisboa! Tiene un encanto especial, único.
    Que buenos recuerdos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, tú también eres una enamorada de esta ciudad, por lo que veo. Como le decía a Helio, a mí no me dió ese flechazo la primera vez que fui, pero sin duda, me ha conquistado y enamorado en esta segunda ocasión. Y me alegro de haberte traido buenos recuerdos de allí.

      Un besazo y feliz fin de semana,

      Eliminar
  6. Hola Nieves, ya veo que has disfrutado mucho en tus vacaciones. No conozco Lisboa pero me has dejado muchas ganas de ir. Muy bueno el reportaje, seguro que mientras lo escribías lo has vuelto a disfrutar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes, si que las disfruté y mucho, se nota ¿verdad? y lo cierto es que en los últimos 6 años, he estado 6 veces ya por allí, pero estoy dispuesta a volver todas las veces que haga falta, para seguir descubriendo lugares nuevos de ese pais.

      Y aciertas totalmente al decir que lo he vuelto a disfrutar, yo siempre digo que un viaje lo disfrutas 3 veces, cuando lo preparas, cuando lo estás realizando y despues cuando lo estás recordando. Y a mi sobrina le ha pasado lo mismo, como habrás podido leer jejeje.

      Otro abrazo para ti y que tengas un feliz fin de semana,

      Eliminar
  7. ¡Estupendo reportaje y fotografías!
    Yo he estado en Lisboa 3 veces, además de en Estoril y la maravilla Sintra, entre otros lugares cercanos.
    Si no recuerdo mal, el tranvía 28 era de los antiguos y subía por una empinada cuesta al barrio de Alfama. O a lo mejor me he confundido con otro.
    Sí me ha gustado saber, aunque no tenga nada que ver con Lisboa lo del ferry de Calais, porque el año pasado pasamos muy cerca de allí en coche y nos quedamos con la curiosidad de ver un túnel que dicen que une Calais con el Reino Unido.
    ¡Espero tu siguiente relato con impaciencia!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ana! me alegro mucho de que te haya gustado y como se puede ver, nos encantó el viaje y lo disfrutamos un montón.

      Y estás totalmente en lo cierto respecto al tranvia 28, efectivamente es ese, el que hace el recorrido por la parte más histórica y popular de la ciudad, o sea, por Alfama.

      El resto de las entradas sobre el viaje las iré posteando semanalmente (el tiempo no me da para más, entre idas y venidas jejeje).

      Un besazo para ti Ana,

      Eliminar
  8. Leyendo tu entrada me han venido a mi mente miles de recuerdos.....ufff ...Alguien me dijo una vez: "Portugal siempre vale la pena" y creo que tenía razón.

    Me alegra que hayas disfrutado de tu viaje!!

    Besos
    Victoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de las reconvertidas y redescubridoras de nuestro vecino pais, así que no puedo estar más de acuerdo con esa frase que citas. Un beso y gracias por pasarte Victoria,

      Eliminar
  9. Hola Nieves! Estupendo este reportaje. Te felicito! Yo estuve en Lisboa solo por unas horas, cuando regresaba de mi viaje en Madeira. De lo poco que pude ver me dejó enamorada. En cuanto tenga tiempo leeré las siguientes entregas y lo tendré como referencia a la hora de volver a esta preciosa ciudad y si me permites te recomiendo que visites mi isla natal, Madeira, es preciosa (claro y como no lo voy a decir si nací alli, jeje). Un Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fátima, me alegro de que te haya gustado el reportaje del viaje y más si lo dice una portuguesa como tú jejeje. Madeira es un lugar que tengo pendiente y al que, por supuesto, quiero ir algún dia, porque Portugal es un pais maravilloso, donde cualquier rincón es una pura sorpresa y nada de allí te deja indiferente. Y como verás, soy una gran enamorada de nuestro bello y vecino pais jejeje. Muchos beijos!

      Eliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...