El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

lunes, 29 de julio de 2013

ULTIMO DIA EN LISBOA: CAFES, CERVEZAS, FUNICULARES, MIRADORES Y EL CANTE ALENTEJANO


Nuestro cuarto y último dia de recorrido por Lisboa (sin contar las dos excursiones) decidimos aprovecharlo al máximo (más todavia que en dias anteriores). Asi que después de desayunar abundantemente en nuestro hotel, excepto el café, que para nada respondia a la buena fama del café portugues, nos lanzamos a la calle. Ese dia nos llovió un poco al salir del hotel, pero por suerte salió el sol enseguida. En la plaza del Rossio (esta plaza nos la conociamos ya como la palma de nuestra mano) paramos en la Casa da Sorte (no hace falta que lo traduzca ¿verdad?), es un lugar donde venden loterias y quinielas y también venden las tarjetas de transporte, así que alli cargamos la tarjeta.

Despues paramos en el famoso Café Suissa para tomar un garoto (café cortado generoso de leche) y un pingado (que no pringado), que es un café cortado pero con solo unas gotas de leche (pingo es gota). El café alli estaba buenísimo y sólo nos valió 80 cts. Y ya con nuestro estómago completamente lleno y satisfecho, empezamos a patear las empedradas calles de esta ciudad no hecha precisamente para los peatones, pero por la que sin embargo, es una delicia pasear tranquilamente y con calma (algo que no hicimos precisamente en este viaje). 

un meia de leite (cafe con leche) y un garoto (cafe cortado)
Nos dirigimos hacia la Rua da Carmo, una de las calles más comerciales de Lisboa, desde donde tras un rato de andar desembocamos en la Rua Garrett, decididas a ver varios de los lugares emblemáticos que hay por alli, como por ejemplo, el famoso Café A Brasileira, con  una escultura del poeta Fernando Pessoa sentado a la puerta del local, es un lugar muy turístico y bohemio, fue un punto de encuentro de los intelectuales y artistas lisboetas. Despues de la consabida foto al lado de Pessoa seguimos subiendo hacia el Barrio Alto, aunque haciendo otra paradita en el camino en la antigua cerveceria Trindade (abierta en 1925 en lo que fue un antiguo convento), probando una de sus cervezas: la Sagres bohemia (como no soy ninguna experta en cervezas, no puedo decir mucho sobre ella, lo siento, sólo añadir que era oscura y muy espumosa jejeje), a la que acompañamos de una tapa de gambas cocidas muy sabrosas  (la cerveza y la tapa nos costó 4 euros).








la famosa cerveceria Trindade



Algo más fresquitas, continuamos nuestro ascenso, hasta desembocar en el mirador de Gloria, donde como ya se nos echó encima la hora de la comida, decidimos entrar en un buffet asiático, por dos razones: porque mi sobrina nunca habia probado nada de la comida japonesa y porque el precio del menú era bastante económico. Alli entablamos conversación con una pareja de Cáceres que acababa de llegar e iban a estar un solo dia, nos preguntaron que deberían de ver de Lisboa en ese tiempo. Difícil respuesta, porque ¿cómo concentrar Lisboa en un solo dia?


fuente en el mirador de Gloria


Despues de comer cogimos el funicular de Gloria para bajar a la plaza de los Restauradores y coger al otro lado el funicular de Lavra (creo que no nos dejamos ningún funicular sin coger) para ver la perspectiva del otro lado, que una vez alli, nos pareció bastante menos llamativa, pero a cambio, tuvimos un conductor de lo más amable que nos contó que en Lisboa quedan 5 lineas de tranvias, 3 de funiculares y un elevador y de que no podiamos dejar de visitar la iglesia de Santo Domingo.





Por supuesto, le hicimos caso y seguimos su consejo (siempre hay que seguir los consejos de los nativos de la ciudad que visites) y si que mereció la pena, por fuera es blanca y bonita, pero por dentro resultaba bastante impactante, porque muestra los efectos del incendio que tuvo lugar alli en 1988, cuando una buena parte del barrio del Chiado quedó destruida y viendo como está esta iglesia te puedes hacer una buena idea de cómo pudo ser aquel incendio.

Más tarde nos dirigimos al metro para irnos a la parte norte de la ciudad. Bajamos en la estación Plaza de España, donde salimos al lado de la embajada de España y enfrente de la cuál está la Fundación Museo Calouste Gulbenkian, que es una colección particular de un rico mecenas turco que vivió allí y que al morir sin tener descendientes, la cedió a la ciudad.


Despues de una rápida visita al Museo, ya que iban a cerrar, cogimos otro autobus para ir al parque Eduardo VII (en homenaje a la visita que este rey hizo en 1903), donde entramos por el Pabellón de Carlos Lopes (un famoso atleta lisboeta) y pudimos ver las vistas que ofrece el parque desde arriba hacia el rio Tajo, con el marqués de Pombal en el medio.



Una vista espectacular (si, decididamente, creo que voy a desgastar esta palabra con este viaje) que tampoco hay que perderse. Despues fuimos bajando en un agradable paseo hasta la plaza de los Restauradores. Atravesamos la plaza del Rossio, no me extraña nada que digan que este es el punto neurálgico de la ciudad, todo pasa por allí, en esa ocasión lo que vimos fue un grupo de gente cantando, y después nos enteramos que lo que cantaban era el llamado cante alentejano y que estaban reclamando para que lo incluyeran como Patrimonio Cultural de la Unesco (vamos, como nuestro flamenco que fue incluido en el año 2011).



De camino de vuelta al hotel, nuestras maletas esperaban alli para ser recogidas por sus agotadas dueñas  e irnos ya con ellas a la estación de Santa Apolonia, donde el Lusitania nos llevaria de vuelta a Madrid esa noche y eso es lo que hicimos, no sin antes intentar un último viaje en el funicular de Santa Justa, y digo intentar porque en eso se quedó, en un mero intento, ante la enorme cola que había,  que no avanzaba y que nos habría hecho perder el tren de haber persistido en nuestro empeño. Aunque la verdad es que no podíamos quejarnos de no haber aprovechado nuestro tiempo y no haber visto suficientes lugares, porque realmente, más no podíamos haber aprovechado nuestro viaje a Lisboa ¿no os parece? 

Nota: Como siempre, para ver las fotos a más tamaño, sólo hay que pinchar encima de ellas.

8 comentarios:

  1. Hola Nieves.
    Pues sí, creo que habéis aprovechado bien vuestro viaje por Lisboa y se nota que habéis disfrutado.
    Es una ciudad que siempre he tenido ganas de conocer y ahora, después de haber leído "tus crónicas" me apetece todavía más.
    Un abrazo y te invito a pasar por mi blog, que tienes algo para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que lo disfrutamos ¿verdad? pues si jejeje, lo pasamos muy bien. Y ya sabes, animate también tú a visitarlo.

      Me voy a pasar ahora mismo por tu blog, no he podido hacerlo antes, porque he estado fuera este fin de semana.

      Un beso,

      Eliminar
  2. LA MADRILEÑA29/7/13 19:26

    Es fantástico viajar, siempre conociendo gente nueva lugares paisajes es genial, adquiriendo cultura a ya donde se vaya.
    Hay que ser una viajera incansable, trasmitiendo a los demás esas inquietudes de moverse por el mundo.
    Sí me toca la lotería, vaya que si me voy a cualquier continente.
    Un beso preciosa, sigue...viajando.






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, viajar es uno de los mayores placeres de la vida, o al menos, para mi lo es, jejeje.... así que espero que cualquier dia de estos te toque la loteria (o que encuentres un trabajo, que eso ya sería una gran loteria) y tú también puedas empezar a disfrutar y recorrer el mundo. Un besazo,

      Eliminar
  3. Lisboa es una ciudad que me encanta, tiene un encanto especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que atrapa, aunque a mi tengo que reconocer que no me atrapó la primera vez, sino la segunda jejeje. Por eso pienso que es bueno volver a los sitios de nuevo, para ver si el paso del tiempo mejora nuestros recuerdos, o por el contrario, nos decepcionan. Un abrazo Verónica,

      Eliminar
  4. Anónimo2/8/13 16:57

    Hola Nieves, ya veo que te lo pasastes muy bien por Lisboa! Yo iré en septiembre para allí a pasar unos días, que los hemos cogido con la promoción de Teka. Yo siempre había querido ir, pero mi pareja no estaba muy por la labor, así que como al registrar la compra nos tocaron los billetes, yo tuve claro que el destino iba a ser Lisboa!! Os dejo el link de la promo, para que le echeis un vistazo http://www.teka.com/promodisfruta/index.php

    Así que que ganas de ir ya!! Espero que también me guste!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien que te tocó ese premio y que has decidido ir a Lisboa. Seguro que te lo pasarás fenomenal, pero a la vuelta, no te olvides de pasarte por aqui y contarnos sobre tu experiencia e incluso si quieres escribir un pequeño relato sobre ello, este blog tiene sus puertas abiertas para recibir lo que quieras escribir sobre tu viaje ¿te parece?

      Un saludo..... (no sé tu nombre .....),

      Eliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...