El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

viernes, 29 de noviembre de 2013

NECESITO POCO Y LO POCO QUE NECESITO LO NECESITO POCO, UN EXCELENTE ARTICULO PUBLICADO POR ANGELES CASO


Este artículo fue publicado en el periódico La Vanguardia hace algún tiempo por la periodista Angeles Caso, pero no por ello deja de tener vigencia, fuerza y razón en todo lo que escribió. No sé si lo habréis leido ya, pero para quién no haya tenido la ocasión de hacerlo, aqui lo dejo y lo comparto. Dice así:

"Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.

Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.

Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase.

Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada o todo".

Personalmente sólo puedo decir una cosa......¡Chapeau por ella!

14 comentarios:

  1. La verdad es que necesitamos a muchas personas con esos pensamientos y reflexiones, sobre todo en la clase política.
    Aunque no he leído nada de ella la recuerdo de televisión.
    Estoy de acuerdo con todo lo que comenta en el artículo, son autenticas verdades que deberían hacer reflexionar a mas de uno.
    Gracias por traerlo a tu blog, no lo había leído.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya resultado interesante Helio, cuando alguien me lo mandó me encantó y me sentí muy identificada con las palabras de esta gran periodista y pensé que lo compartiría aqui para difundir sus palabras todo lo posible. Un abrazo,

      Eliminar
  2. LA MADRILEÑA30/11/13 20:28

    Que bonito, el artículo de Angeles Caso, para vivir bien no hace falta tanto lujo y derrochar demasiado, solo vivir con tranquilidad, ser buena persona,
    apreciar la vida y, disfrutar de las pequeñas cosas que te da la vida y, nosotros fabricarnos nuestra propia felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente eso es lo que se deduce de este artículo, que la felicidad es algo mucho más simple de lo que muchos creen y que consiste en ser y en apreciar todo lo que nos rodea, más que en tener. Y que lo que es de verdad valioso, eso simplemente no se puede comprar. Un besito amiga,

      Eliminar
  3. ¡Hola Nieves! Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. Pienso que muchas personas viven como si nunca fueran a morirse y, por esta razón, sus vidas se quedan carentes de sentido.
    ¡Te mando un besazo! ¡Buenas noches y dulces sueños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Ana, quizás sea también una forma de huida por parte de esas personas, de no querer pensar y ser conscientes de que todos tendremos el mismo final al fin y al cabo. Otro besazo para ti y disfruta de tu semana y del largo fin de semana que nos espera,

      Eliminar
  4. Estoy muy de acuerdo con lo que dice Ángeles hasta cierto punto, porque no me parece que lo que tiene sea poco... :)

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, Angeles juega en el título de su artículo con lo que supuestamente no es valorado en esta sociedad tan exageradamente consumista y de vivir de las apariencias, cuando en realidad eso a lo que muchos dan menos valor, es lo que más valor tiene. Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Magnifico articulo
    Una gran mujer, Angeles Caso y estupenda escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos totalmente Lola, una gran mujer Angeles Caso. Un beso y sigue disfrutando lo que queda de este largo fin de semana,

      Eliminar
  7. Estoy de acuerdo con Ana Laura y también... "comer patatas cocidas y dormir en el suelo" es un poco menos que vivir con dignidad según mi parecer. Con lo demás estoy totalmente de acuerdo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebastián por dejar también tu opinión por aqui, disfruta de este prenavideño fin de semana y un abrazo muy fuerte,

      Eliminar
  8. Me ha encantado, tienes una página muy linda...te felicito.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fibo, bienvenido por aqui y me alegro mucho de que te haya gustado mi espacio. Espero que vuelvas de nuevo pronto por aqui. Otro saludito para ti,

      Eliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...