El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

domingo, 27 de diciembre de 2009

Visitando el Ritz en Londres y otras cosas más....














Nuestro segundo día allí amaneció nevando y muy nublado, de hecho fue el peor día de los que estuvimos allí, aunque aún así, tuvimos suerte, porque nevó muy poco y sin cuajar en el mismo Londres, lo cuál nos permitió andar sin problemas (en el resto del pais la situación era bastante caótica, en cambio, por las grandes nevadas que cayeron ese día, con los niños sin ir a clase, carreteras paralizadas y aeropuertos cerrados).

  • Iniciamos nuestro recorrido yendo hacia la zona de Green Park donde, en primer lugar, fuimos a visitar el Hotel Ritz, donde Julia Roberts se alojaba en la película "Notting Hill" con el apodo de "Bambi", huyendo del acoso de la prensa y donde va a buscarla Hugh Grant, cuando se da cuenta de que la quiere y no está dispuesto a dejarla escapar. Entramos en la recepción y allí pregunté a un empleado si podíamos echar un vistazo, a lo que él muy amablemente no sólo nos dijo que sí, sino que fue con nosotras guiándonos por salas maravillosamente decoradas para la Navidad y como colofón, nos hicimos una foto delante del gran árbol de Navidad de la entrada y con el empleado que salía en la película, allí mismo trabajando en la recepción en ese momento. Por cierto y como curiosidad, para quién quiera tomar un "traditional afternoon tea" o sea, un tradicional té inglés, se puede dar el caprichito por 37 libras de nada....... (¡y hay que aprovechar ahora que el euro y la libra están más igualados que nunca!).
Despues nos fuimos hacia el Hard Rock Café, donde había expuestas muchas prendas de vestir, instrumentos musicales y otras curiosidades de grandes estrellas del rock, como los Beatles, los Rolling Stones, Jimmi Hendrix, The Queen y otros muchos más. De allí nos llevamos unas pulseritas rojas de goma, con la inscripción "Imagine", de la Fundación de John Lennon, que recoge fondos para paliar el hambre y la pobreza en el mundo.

  • De allí continuamos a la búsqueda de una iglesia de la que me habían hablado muy bien, la Temple Church, que es una iglesia medieval donde están enterrados varios caballeros templarios y que además me contaron que en ella se rodaron varias escenas de la película "El Código da Vinci". Me encantó la iglesia y su elegante entorno (habitado principalmente por abogados) y aunque no es fácil de encontrar, ya que está un poco escondida, valió la pena y además tuvimos la suerte de encontrarla abierta, cosa que no siempre sucede.
Despues continuamos nuestra ruta hacia la estación de Saint Paul, donde teníamos previsto visitar la Catedral de San Pablo, ya que teníamos las entradas que había sacado por internet en Madrid y me habían dicho que las vistas de la ciudad desde lo alto de la Catedral eran una maravilla.

  • Pero antes de entrar estuvimos buscando un lugar para sentarnos tranquilamente a comer y entrar en calor, pero no terminábamos de encontrar ningún sitio que nos agradara, que tuviera comida caliente, a ser posible inglesa y que no estuviera abarrotado. Pero, finalmente y como por arte de magia, apareció ante nuestros ojos un escaparate con ventanales blancos, que decía "GRAPEVINE RESTAURANT" y debajo ponía "Good home cooking and friendly service" (comida casera y servicio agradable) y lo cierto es que el lema de la casa era absolutamente cierto, porque el restaurante resultó ser un sitio encantador y acogedor (especialmente la planta de abajo, que es una zona de restaurante a la carta, la planta de arriba es más como de cafetería de comida rápida). Este lugar está regentado por un matrimonio formado por un atento y enamorado marido italiano y una amable y extrovertida española, nacida en Barcelona, la cuál, según nos contó, llevaba viviendo allí 22 años, desde que se fue a estudiar inglés, despues conoció a su futuro marido y decidieron casarse e instalarse allí. Me contó que tenían dos hijos adolescentes y que no descartaba, en un futuro, cuando se jubilaran, volver a España (según oía su historia me sentía como si estuviera en uno de esos programas de la tele, de "Españoles por el mundo".........). Por cierto, que comimos estupendamente, mi sobrina se tomó una lasaña estupenda y yo un "shepherd pie" (es una comida inglesa hecha a base de carne picada, con guisantes y cebolla, cubierta de una capa de puré de patatas gratinada al horno y está realmente deliciosa) y de postre........ claro ¡otro "apple crumble"!
Ya con nuestro estómago lleno y habiendo descansado y habíendonos calentado lo suficiente, con la agradable comida casera, con el café capuchino y con la agradable conversación mantenida con nuestra anfitriona, continuamos hacia la Catedral de San Pablo, cuya visita resultó un poco frustrante, ya que nos dijeron que ese día no se podía subir a la planta de arriba, debido al mal tiempo. Así que nos conformamos con visitar la cripta con las tumbas de Nelson, Wellington y Florence Nightingale, entre otros muchos, como los caídos en la Segunda Guerra Mundial. Y la verdad es que, a pesar de quedarme sin ver las maravillosas vistas de las que me habían hablado, la catedral me encantó y me pareció espectacular, por fuera y por dentro, creo que no me quedé ningún ángulo desde el que hacerla fotos...... jajajaja.

  • A la salida de la catedral, nos fuimos hacia la zona de South Bank (orilla sur del rio Támesis), pero cuando llegamos ya anochecía rápidamente y nos tuvimos que conformar con unas cuantas vistas nocturnas de la zona. Así que, como estábamos ateridas de frio, nos fuimos hacia la zona de Oxford Street, donde al menos, podíamos entrar en sitios que aún estuvieran abiertos y estar calentitas. Una vez allí, entramos en varias tiendas, como los almacenes Selfridges y alguna otra más y despues de un par de horas más por allí decidimos que ya no podíamos hacer mucho más por ese día, que tampoco había sido desaprovechado precisamente.......... y nos volvimos a nuestro hotel.

6 comentarios:

  1. Enhorabuena por el blog Nieves. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  2. Vuelvo a ponerte el mensaje pero firmado...

    Estás haciendo un bonito trabajo con el blog, así es que espero que tengas muuuuuucho éxito.
    Londres es una ciudad que me encanta, no sé si va para vivir pero para visitar de vez en cuando desde luego.

    SALUDOS y FELICES FIESTAS!!

    ResponderEliminar
  3. VALE, VALE, ESTA BIEN,UN ARTÍCULO MU BRILLANTE, PA QUE NEGARLO PERO....LA MORANAZA QUE LLEVABAS AL LADO HA HECHO QUE LAS FOTOS LUZCAN MÁS, LA VERDAD!!!

    LA HERMANA DE LA DEL TROLLEY... Y LA
    MADRE DE LA MORENAZA.

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja,ja,ja..... a la hermana de la del trolley la digo que muchas gracias y que, a pesar de ser la madre de la morenaza ¡tiene toda la razón!

    ResponderEliminar
  5. ¡Muchísimas gracias Trasto Malísimo! Coincido contigo en que Londres tiene algo que engancha y crea adicción. Y reconozco que siento debilidad por ella y es mi ciudad favorita ¡pero despues de Madrid, claro jajaja! Te deseo también para tí que tengas un gran año 2010.

    ResponderEliminar
  6. Mari Carmen31/12/09 12:59

    Envidia me daís poder dar rienda suelta a vuestro instinto viajero, a ver si el próximo viaje puede ser a Amsterdam, en esa fecha que las amigas nos solemos reunir. FELIZ AÑO NUEVO. Mª CARMEN.

    ResponderEliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...