El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

jueves, 11 de noviembre de 2010

NORMAN FOSTER O LA TENACIDAD DE UN CORREDOR DE FONDO


Ayer estuve en el cine viendo un documental sobre la vida y la obra de Norman Foster, el que está considerado como uno de los grandes genios de la arquitectura moderna. Siempre me han gustado mucho los trabajos realizados por este arquitecto, creo que es un gran innovador y al mismo tiempo, un artista muy creativo y cuando supe de este documental que se había hecho sobre él y que se estrenó el pasado 8 de octubre en Madrid, decidí que tenía que ir a verlo. La película se llama “¿Cuánto pesa su edificio señor Foster?” y es una coproducción con capital español e inglés, que ha sido estrenada recientemente y premiada, además, en el pasado Festival de San Sebastián, con el Premio del Público al Mejor Film Europeo.

Salí encantada de ver la película y se la recomiendo a todo el mundo, porque aunque no seas ningún profesional de la arquitectura, el documental está tan bien realizado y tan cuidado en todos los detalles, que más que un documental podría ser una gran película protagonizada por cualquier conocida estrella del cine. Los 78 minutos que dura se te pasan volando, gracias a la fotografia (que muestra imágenes inéditas y perspectivas espectaculares de algunos de los edificios realizados por este arquitecto, consiguiendo transformarlos casi en auténticas obras de arte), gracias a la música (muy agradable y relajante) y gracias a la propia personalidad de Norman Foster, que muestra su lado más humano y emotivo (algo muy valioso, teniendo en cuenta, el celo con el que siempre ha querido mantener su vida privada).

“Todo me inspira, a veces pienso que veo cosas que los demás no ven”, dice Norman Foster. Y esto lo debe de llevar a la práctica a menudo, ya que según confiesa, siempre lleva en sus coches varias libretas en blanco y un montón de lápices nuevos, por si la inspiración le llega en cualquier momento.

Nació en Manchester (Inglaterra) en 1935, siendo el hijo único de una pareja cuyo lema en la vida era el trabajo. Su primer empleo fue el de empleado público en un Ayuntamiento, al que accedió empujado por el afán de sus padres de que tuviera un empleo estable, pero ese trabajo era demasiado aburrido para él y se sentía como un pez fuera del agua, así que lo dejó, para buscarse otros horizontes. Y entonces descubrió que le gustaba la Arquitectura y decidió ir a estudiar a la Universidad de Manchester, obteniendo después una beca para seguir sus estudios en la Universidad de Yale. Ha sido un hombre hecho a sí mismo, a base de esfuerzo y de mucho trabajo, tal y como le inculcaron sus propios padres, con su ejemplo.

Entre sus proyectos más conocidos están: el viaducto Millau en Francia (que es el puente más alto del planeta), el puente del Millenium en Londres, el edificio Hearst de Nueva York, el Reichstag, el edificio Caja Madrid, el aeropuerto de Pekin (que es el edificio más grande del mundo, que fue, además, construido en un tiempo récord). Y uno de sus últimos proyectos, en los que trabaja en la actualidad es Masdar, un experimento único de lo que será la primera ciudad 100% ecológica del mundo, sin emisiones de carbono y sin residuos, ubicada en Abu Dhabi, en los Emiratos Arabes. Su forma de luchar contra la crisis es hacerlo de una manera global, es decir, viajando siempre de un lugar a otro y trabajando en cualquier lugar del mundo, estando sus creaciones dispersas por los cinco continentes. En España, por ejemplo, una de las últimas realizaciones que ha hecho ha sido el diseño de su primera bodega, Portia, en Gumiel de Izán (Burgos). Como curiosidad, y para los aficionados al futbol, diré que entre sus retos actuales está el remodelar el estadio del Camp Nou, proyecto rechazado en un primer momento por su alto presupuesto, pero para el que no se ha dado por vencido. (*)


Viaducto Millau (Aveyron - Francia),
 es el puente más alto del mundo (343 m.)
y el más largo (2.460 m.) y
 se balancea con el viento

Torre Swiss Re (Londres)
llamado popularmente "el pepinillo"

Torre Caja Madrid

Metro de Bilbao

Edificio Hearst (Nueva York)

Puente del Millenium (Londres)

Banco de Hong Kong y Shanghai

Ayuntamiento de Londres

Biblioteca de la Universidad Libre de Berlin
(llamado popularmente "el cerebro de Berlin")

Aeropuerto de Pekín

Su empresa, Fosters and Partners, tiene estudios en Londres, Nueva York, Hong Kong, Abu Dhabi  y Madrid (en el Pº de la Castellana, 13), en los que cuenta con una plantilla de 500 personas. Y en ellos se diseñan museos, hospitales, universidades y edificios de oficinas para paises de los cinco continentes. Aunque no todos esos proyectos son grandiosos y costosos, ya que de su propio bolsillo está costeando la modesta construcción de una escuela en Sierra Leona, cuyos muros estarán hechos de “vigas de madera y ladrillos de barro”.
A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios y reconocimientos como el reciente Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009 o el Premio Pritzer (que es el equivalente al Premio Nobel de la Arquitectura) en 1999 o el nombramiento de Sir en 1990 y de Lord Foster de Thames Bank, también en 1999.

Norman Foster es un hombre que ama la belleza, él piensa que un edificio debe de ser sobre todo, un lugar donde sea agradable para estar. Además es generoso, ya que quiere compartir esa belleza y los conocimientos que posee, con los demás.

Realmente debe de ser un enorme privilegio convivir con un hombre tan brillante como él, y eso lo debe de saber muy bien la psicóloga española Elena Ochoa, su segunda mujer (de la primera, también arquitecto como él, enviudó), con la que lleva casado desde hace 14 años y con la que ha tenido dos hijos. Elena Ochoa, dedicada tras su matrimonio con Foster al mundo del arte, fue la que más le animó a realizar este documental y ella misma lo ha producido.

Norman Foster ha superado, además, en los últimos años, un cáncer intestinal, un infarto y ha sobrepasado con creces las expectativas de tres meses de vida que le dieron sus médicos hace once años y lo ha hecho gracias a su tenacidad y empeño y a su voluntad de no querer parar nunca. Dicen que es un inquieto crónico, que nunca descansa, que siempre está buscando la perfección, sin darse nunca por satisfecho. Un reportaje de la BBC le denominó “Tormenta Norman”. Es un dibujante compulsivo, que perfila bosquejos entre los que se adivinan edificios, nunca deja de darle vueltas a la cabeza. Realmente es un hombre que ama su profesión.

Le encantan los aviones, tanto que su primer dibujo fue sobre un avión y confiesa que si no se hubiera dedicado a la arquitectura, le hubiera gustado pilotar aviones. Pilota reactores y helicópteros (en su castillo de Lausanne está completando un Museo dedicado a la aviación con modelos de 75 aviones), practica esquí de fondo durante horas y es un experto en artes marciales. En el año 2006 hizo el Camino de Santiago, recorriendo los 760 kms. del Camino Francés en cinco dias, en bicicleta. Pero a la vez que todo esto, los que lo conocen aseguran que detrás del frio y cerebral hombre de negocios y de sus modales exquisitos, hay un alma de artista y artistas son precisamente sus mejores amigos, que son con los que mejor se entiende.

Uno de sus jóvenes colaboradores dice en un fragmento del documental que un proyecto de Norman Foster es siempre como un viaje, a lo que yo añadiría………. un viaje al futuro, en el que, como él mismo dice, lo útil también puede ser bello.

“Nunca estoy satisfecho con mi trabajo,
es como perseguir el final del arco iris”.
Norman Foster

(*) Para quién quiera saber más de todos sus proyectos, antiguos y actuales, podéis pinchar en este enlace: Foster and Partners

5 comentarios:

  1. Me encanta lo que hacen en los estudios de Foster, pero dejo mi critica:

    Poco de su trabajo personal puede llevar un estudio de mas de 500 personas. ¿Hasta que punto realiza él sus proyectos? o su firma es la de un "estudio franquiciado" que realizan otros arquitectos los proyectos y él les da su toque personal como si de una marca comercial se tratára.

    Otros estudios de arquitectura e ingenieria bastante mas modestos, pero de gran importancia en España disponen de cantidad de becarios a bajo costo que se dedican a realizar los trabajos de menor importancia, con tal de conseguir "curriculum" por decir que han trabajado con tal o cual arquitecto.

    No quiero decir nombres pero en este momento y sin rebuscar me salen unos cuantos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que conste, que reconozco el trabajo de Norman Foster y admiro su obra, mas como empresarios que como arquitectos, al igual que a Calatrava, Moneo, Bofill...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Máximo, lo que parece estar claro es que cuando algo o alguien tiene un gran éxito, su figura se desborda, invadiendo el campo empresarial y de negocios. Pero hay que ser justos y reconocer que es imposible que una sola persona dé abasto con todas las propuestas de trabajo que pueda tener y que por eso, es lógico que necesite equipos grandes para poder realizarlas.

    Aunque es de esperar que, al menos, su idea y su filosofia estén presentes a la hora de fijar las pautas y lineas principales de los proyectos que emprenda. O al menos, eso es lo que a mí me gustaría creer. Pero, aún así, y a pesar de todo, hay que reconocer que este hombre ha sido un genio en la arquitectura y que ha marcado una época.

    Saluditos y que tengas un buen fin de semana,

    ResponderEliminar
  4. CHARO, MADRILEÑA13/11/10 13:47

    es un arquitecto de los pies a la cabeza, aunque el lo ha hecho por vocación, yo siempre digo, las cosas tienen que salir de la persona.
    después tiene una mujer maravillosa a su lado, que le da fuerzas para hacer proyectos nuevos.
    es genial los edificios que ha diseñado, es un séneca en su profesión.

    ResponderEliminar
  5. Hola Charo, desde luego se nota mucho cuando alguien hace un trabajo por vocación o por imposición (económica, familiar, o del tipo que sea), y solo se puede alcanzar la fama a la que ha llegado Norman Foster en su trabajo, cuando realmente lo que haces te engancha y te apasiona. Que tengas un gran domingo amiga,

    ResponderEliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...