El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

domingo, 15 de enero de 2012

ALGUNAS CURIOSIDADES SOBRE EL TÉ, LA SEGUNDA BEBIDA MÁS CONSUMIDA EN EL MUNDO


Pues si ¿sabiáis que el té es la segunda bebida más consumida del mundo después del agua? Cada día se toman 1.500 millones de tazas de té. Existen más de 3.000 variedades y se bebe desde hace miles de años.

Como es bien sabido la cuna del té es China, pero sus orígenes exactos se pierden en las brumas de los tiempos. La explicación sobre su origen es bastante curiosa. El emperador chino Shen Nung, que era un hombre sabio y erudito, decia que toda el agua potable debía estar hervida por motivos de higiene. Un día, en el año 2737 A.C., el emperador y su corte se reclinaron debajo de un árbol solitario. Cuando sus hojas soplaron en el agua hirviendo que sus criados preparaban, el emperador sintió un aroma exquisito y de inmediato no resistió y probó aquel brebaje y lo encontró exquisito, sintiéndose además inundado de una sensación de bienestar. Después de esto ordenó que se llevaran a cabo enseguida extensas plantaciones del árbol de donde procedían aquellas hojas. Ésta era la planta silvestre del té.


No se sabe a ciencia cierta si fueron los holandeses o los portugueses los que trajeron el primer té a Europa a principios del siglo XVII, ya que en aquella época ambas naciones mantenían relaciones comerciales con China y muy pronto el té se incluyó en los cargamentos. Los portugueses desembarcaron los tés de China en Lisboa y, desde allí a Holanda, Francia y los puertos bálticos.

Respecto a su historia en los distintos paises:

En Gran Bretaña el destino del té quedó marcado cuando el rey Carlos II se casó con la princesa portuguesa Catalina de Braganza en 1662. La nueva reina era una consumidora de té desde mucho antes de llegar su boda y trajo con ella, como parte de su dote, una caja de té de China. Cada vez más personas deseaban probarla, pero dado su alto precio sólo podían permitírselo los ricos que querían estar a la moda. Durante el siglo XVIII el té se convirtió en la bebida más popular de Gran Bretaña, llegando a substituir a la cerveza y a la ginebra.



El té llegó a España en el siglo XVIII como una moda más importada de Francia y Gran Bretaña. La costumbre de los españoles de tomar chocolate y café chocó con la nueva moda del té, que estaba considerada como un signo más de esnobismo extranjero, pues el chocolate era entonces para el español lo que el té para el inglés. En un principio, el té tuvo un considerable rechazo. Se ha de esperar hasta comienzos del siglo XIX para que el té comience a conocerse fuera de los salones ilustrados, en los que el hábito del té de la tarde cuajará especialmente entre la aristocracia. Tras la guerra civil, el té queda algo relegado. Tuvieron que pasar muchos años para recuperar la costumbre de tomar una taza de té a media tarde, es entonces cuando comienzan a abrir de nuevo establecimientos donde poder disfrutar del té con una buena merienda.

En China la popularidad del té creció rápidamente. Se entregaba como regalo a los emperadores y empezó a encontrarse en tabernas, tiendas de vino y posadas. La "edad de oro" del té corresponde a la época de la dinastía Tang. El té ya no era sólo un tónico medicinal, sino que se bebía tanto por sus propiedades reconstituyentes, como por placer. El impacto que el té ha tenido en la historia y la cultura del pueblo chino es enorme. Entre las facetas más notables está su influencia en el desarrollo de una de las más importantes industrias tradicionales chinas: la porcelana. El té llegó a convertirse en un vehículo para la espiritualidad y la trascendencia.

Sin embargo, su esplendor acabó drásticamente cuando en 1279, bajo el mando de Gengis Kahn, los mongoles conquistaron Pekín y más tarde, todo el país. Los invasores se interesaron poco por la cultura y las costumbres locales. De hecho, cuando Marco Polo llegó a China, ni siquiera lo introdujeron al antaño imprescindible ritual del té. En sus escritos describe los esplendores de las ciudades chinas, pero no hay ninguna referencia al té. A la muerte de Kublai Khan, sobrino de Gengis, comenzó a gobernar en China la dinastía Ming, que trató de revivir los antiguos esplendores. Se volvió a practicar la ceremonia del té, al tiempo que la fabricación de la porcelana conocía un nuevo auge. Fue precisamente en esta época cuando se inventó el proceso de fabricación del té verde, tal como se sigue utilizando en la actualidad. En 1644, China fue de nuevo conquistada, esta vez por los manchúes, quienes establecieron la dinastía Quing, y fue durante su dominación cuando se inventaron los diferentes métodos para controlar la fermentación del té. Desde entonces, las variedades del té se multiplicaron de un modo incesante y pasó a convertirse en la bebida popular china por excelencia.

Los ingleses se dieron cuenta de que su comercio con China les resultaba altamente deficitario. Las importaciones de seda, porcelana y té excedían a sus exportaciones de lana, especias y algunos otros productos menores. La diferencia representaba grandes sumas de dinero. Por ello, en 1773 iniciaron un plan para aficionar a los chinos al opio hindú. El éxito fue inmediato. Muy pronto, la adicción al opio desequilibró la balanza en sentido contrario y los cofres del tesoro chino comenzaron a vaciarse. Para detener los estragos que el opio causaba entre su gente, en 1800 el emperador prohibió su comercio, pero los ingleses hicieron caso omiso. En 1839 las autoridades chinas confiscaron 20,000 cajas de opio en el puerto de Cantón. Los ingleses atacaron a los chinos, iniciando así la primera de las cuatro guerras del opio.


Al finalizar cada una de ellas, los chinos fueron obligados a pagar fuertes indemnizaciones y a firmar un armisticio cada vez más desfavorable. Pero las desgracias para los chinos no terminaron ahí. En el horizonte se perfilaba ya lo que acabaría con su monopolio de muchos siglos sobre el comercio del té: las plantaciones de la India. También prosperó en la isla de Ceilán, hoy Sri Lanka, que había sido una gran productora de café, hasta que una plaga destruyó todas las cosechas. Entonces, sus agricultores decidieron optar por el té. Actualmente, Sri Lanka es el tercer productor de té en el mundo.

En cuanto a su difusión en el resto del mundo, la infusión llegó oficialmente a Rusia cuando el embajador chino le regaló al zar Alexis varios cofres de té. Debido a eso, el té en Rusia fue un artículo de lujo, hasta que la inauguración del ferrocarril transiberiano en 1800 generó una drástica reducción en los precios y la totalidad del pueblo ruso se convirtió en ferviente devota del té, tal y como sigue siéndolo en la actualidad.

Respecto a EE.UU. la historia fue que el té era muy popular entre los ingleses que poblaban las nuevas ciudades americanas, sobre todo Boston. Pero en 1773 ocurrió un hecho que cambiaría para siempre la historia del té en los Estados Unidos. Unos colonos, conocidos como "Los hijos de la libertad", para protestar por los elevados impuestos del té, se disfrazaron de indios y echaron al agua un importante cargamento de té que se hallaba a bordo de unos navíos de la Compañía de las Indias Orientales, fondeados en el puerto de Boston. Inglaterra se enfureció y tomó represalias, pues al parecer los impuestos sobre el té eran destinados precisamente para las guarniciones militares de la colonia. El hecho es que la "Boston Tea Party", o "Fiesta de Té de Boston", como es conocido el incidente, fue uno de los sucesos que desencadenaron la guerra de la independencia de los Estados Unidos. Después de la "Boston Tea Party", todos los patriotas cambiaron el té por el café, por lo que, al contrario de lo ocurrido en otros países colonizados por los ingleses, el consumo de té en los Estados Unidos fue siempre mínimo.


En cuanto a los tipos de té:

Se clasifican en tres tipos, según cómo se los procese: negro, verde y oolong. Las 3,000 variedades de té se deben a diferencias tales como clima, región y condiciones de suelo. Los tés aromatizados son el resultado de mezclar tés ya procesados, con especias, hierbas, pétalos de flores o aceites de frutas. Entre los tés aromatizados clásicos están los de jazmín y rosas, aunque actualmente la variedad es interminable, siendo los más populares los de cereza, cítricos, canela, menta y frutos del bosque. El Earl Grey, después de 100 años, sigue siendo el té perfumado más famoso del mundo. Se trata de una mezcla a la que se añade esencia de bergamota. El origen, por cierto, de este famosa variedad de té, se debe a un conde (el conde Grey), que fue primer ministro británico y parece que un mandarin chino hizo una mezcla especial para él, a la que después le puso su nombre, en agradecimiento por haber terminado con el monopolio de la Compañía de las Indias Orientales.



En la actualidad, los tés más populares en China son los verdes y los aromatizados. En los hogares siempre se ofrece té a las visitas, y en los restaurantes se sirve, antes de la comida y como digestivo. En las fábricas y oficinas hay unas teteras grandes con agua hirviendo y bolsitas de té en cada escritorio. Los trabajadores del campo se llevan calabazas o tarros con té para tomar durante el día. Casi todos los salones de té tradicionales se cerraron durante la Revolución Cultural, en la que beber té se consideraba una "actividad de ocio improductiva", pero ahora los salones más famosos han sido renovados y han recuperado la popularidad de antaño.

En Japón miles de hombres y mujeres asisten a unas escuelas especiales para aprender a realizar la ceremonia del té. Sin embargo, las cosas están cambiando y ya son muchos los que beben té negro con leche, al estilo británico.


En el Tíbet, el té se considera una ofrenda sagrada y se prepara diariamente con gran esmero. Y se sirve con una tarta de cebada o maíz.


El té es la bebida favorita de los indios. Se sirve al estilo británico, o también se hierve con agua, leche y especias. En los puestos callejeros se vende té muy fuerte con azúcar y leche. También es habitual tomarlo en las estaciones o en los trenes de la India.

En Turquía, se bebe más té que café, a pesar de la creencia popular. La infusión, negra y fuerte, se cuela y se sirve en pequeños vasos curvados. Se toma a cualquier hora en casa, en los restaurantes o en la oficina. El té es tan importante en la vida doméstica que las madres comprueban que las futuras nueras sepan cómo preparar una infusión. Al té turco se le conoce como çay y la forma tradicional de prepararlo es con la doble tetera llamada Çaydanlik, la de arriba sirve para hacer el té y la de abajo para hervir el agua.


En Irán y Afganistán, el té es la bebida nacional. El té verde se bebe para saciar la sed, mientras que el té negro se toma para entrar en calor, ambos con mucho azúcar. Los comensales se sientan con las piernas cruzadas en el suelo sobre unas esteras y sorben el té en unos recipientes de porcelana de colores vistosos.

En Rusia, tanto el té verde como el negro se toman sin leche, en vasos con un asa de metal. Antes de sorber el té, los rusos se ponen en la boca un terrón de azúcar o una cucharada de mermelada.


Los egipcios son grandes bebedores de té, amantes de la infusión fuerte, dulce y sin leche. En los cafés se sirve en vasos sobre una bandeja, junto con un vaso de agua, azúcar, una cuchara y menta.

En Marruecos, el té se sirve en vasos sobre bandejas de plata. En los hogares marroquíes, el hombre es el encargado de servir el té y lo hace desde una cierta altura, para que la superficie de cada vaso de té que de ligeramente espumosa.


El té sigue siendo la bebida favorita de los británicos, a pesar de que su consumo está experimentando un ligero descenso. La costumbre de añadir leche al té se originó a finales del siglo Diecisiete y, en la actualidad, casi todas las mezclas destinadas al mercado británico están concebidas para tomarse con leche.


En cuanto a sus propiedades:

La cafeína es uno de los componentes más importantes del té y actúa como un estimulante suave, de hecho el té contiene la mitad de cafeína que el café. El cuerpo absorbe rápidamente la cafeína del café, lo que provoca un inmediato incremento de la actividad cardiovascular. En cambio, los efectos de la cafeína del té se dan más lentamente, pero son más duraderos. Quienes toman té dicen que puede estimularlos o calmarlos, dependiendo de la ocasión. Otros lo consideran una bebida refrescante. Estos efectos, aparentemente contradictorios son conocidos como las "3 eres" del té: revive, relaja y refresca. La sabiduría popular atribuye al té beneficios para la salud. La investigación más reciente ha descubierto que su consumo contribuye a un menor riesgo de enfermedades cardíacas, ya que contiene antioxidantes benéficos denominados flavonoides, que ayudan a mantener sanas las células y los tejidos. El té no contiene calorías, pero sí varias vitaminas y minerales, incluyendo flúor.


Respecto a la mejor forma de prepararlo:

En cuanto a como tomarlo y prepararlo dicen que lo mejor es guardarlo en un lugar seco y fresco, alejado de fuertes olores, ya que absorbe los aromas con gran facilidad. Y que debe preparase con agua hirviendo, no sólo caliente, ya que requiere de una alta temperatura para extraer la esencia de las hojas. En cuanto a la cuestión de qué debe servirse primero en la taza, la tradición insiste en que debe ser la leche, por una simple cuestión práctica, para reducir el riesgo de que se quiebre la porcelana al verter el té caliente y además, así parece que se mezclan mejor. En cualquier caso, no existen normas estrictas y como todo, va al gusto del consumidor.


En fin, que después de toda esta disertación sobre el té, creo que se me han despertado las ganas de tomar una buena taza (reconozco que yo me implico mucho en mis historias….jejeje), aunque también tengo que ser sincera y reconocer que yo soy más "cafetera" que “tetera”, pero vamos, según en que ocasión disfruto de ambas bebidas y sobre todo, del té lo que más me gusta es explorar nuevos sabores y curiosear y manosear los cacharrillos que tienen que ver con todo el aspecto decorativo y de preparación de esta popular bebida. Como decia, me voy a la cocina a ver si encuentro alguna bolsita de exótico sabor y me entono un poco antes de que esta noche empiecen a llegar las primeras nevadas del año, tal y como están avisando los pronósticos del tiempo en los últimos dias….. si gustáis……..



Y para acompañar un poco de música de la mano de
Nat King Cole: "Tea for two"




Fuentes:
http://www.consumer.es/
http://www.eee.tebebo.com/
http://www.biomanantial.com/

17 comentarios:

  1. Tomo, cuando estoy trabajando en Madrid, del orden de dos litros de té al día, y sin embargo soy más cafetero.
    Una costumbre tomada de mis viajes a China que siempre me vino muy bien para la salud...

    ResponderEliminar
  2. Kikas, pues fijate que yo no te imaginaba con esa inclinación tan tetera, te veía de los de cafe, copa y puro despues de una gran comida, así que me has sorprendido, pero esto es lo bueno de viajar (y tú eres un gran viajero) que lo mejor es quedarse con lo mejor de todo y más en cuestiones de salud. ¿Sigues por la República Dominicana? ¿sabes que una tia mia estuvo trabajando en un hotel de Santo Domingo durante cuatro años? Un abrazo y si sigues por allí mandanos algo de calor caribeño, que aqui ahora nos vienen las nieves,

    ResponderEliminar
  3. Yo le doy a todo lo bueno (O lo intento si me deja el ácido úrico) ;-)
    Lo del té comenzó a raiz de viajar a China. Anteriormente tomaba mucho, peor no tanto. En China, me enseñaron como lo tomaban ellos, lo probé y, dado que tengo un problema que arrastro desde mi niñez y que no está bien que desvele ahora que estarás merendando, comprobé que me iba de coña...y ahí voy
    Al llegar a la oficina, conecto mi Nespresso y me tomo un buen café. Al acabarlo, enciendo la tetera, echo mi Gunpodwer verde chino, y hasta que lo lavo tres veces no lo tiro y comienzo otro
    En fin, animales de costumbres...
    Sigo en la RD, pero mañana me voy a Colombia
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Como siempre NIeves, muy interestsante. Yo no soy muy de te y preferio el cafe sin embargo siempree ha encantado la tradicion inglesa de te y pasteliros por la tarde

    ResponderEliminar
  5. Kikas, si la salud lo permite (o incluso lo requiere, como en tu caso, en el tema del té) lo ideal es disfrutar de todo y no renunciar a nada. Luego me pasaré a leer despacio tu entrada sobre Santo Domingo. Sigue disfrutando lo que puedas (más bien, lo que te dejen tus clientes) tu siguiente parada por tierras colombianas. Un abrazo y cuidate,

    ResponderEliminar
  6. Barbara, yo soy también más de café, pero me pasa como a tí, que el tema dulce de los bizcochitos, pastas, mermeladas y demás, que acompañan al té me pierden bastante jejeje y esté donde esté me adapto a la costumbre del lugar o de la casa, porque tengo una tia que es muy British y en su casa siempre tomo té. Un beso,

    ResponderEliminar
  7. Esta vez si que no podemos resistirnos a dejarte un comentario!!!
    Nieves la verdad es que te hemos conocido relativamente hace poco, y pues por lo mismo no llevamos mucho leyéndote, aunque hay que decir que el contenido de tu blog es sublime, sin duda cuando haces una entrada, la haces pero bien jaja y esta refleja esta idea.
    Nosotros(ambos es que somos dos) somos unos amantes empedernidos del te, como los decadentes lo eran de la absenta.
    El te no solo refleja esas tres erres, sino que conlleva todo un misticismo y ciertas connotaciones de antaño que son muy exóticas e interesantes.
    Su sabor es inigualable, su variedad es como la vida misma(de todo y un gusto para cada persona), luego todo su ritual es enriquecedor y apasionante...
    Por cierto comentarte que mucha suerte en el concurso de 20blogs, porque si bien podríamos decir que eres una "rival" al estar en la misma categoría, nosotros te consideramos una compañera. Y decirte que nos verás más veces por aquí^^
    Un saludo enorme y de verdad felicidades por un blog tan interesante!!!

    ResponderEliminar
  8. ...Donde esté un cafetito.

    ResponderEliminar
  9. WAW!!! Nieves haces unas entradas supercompletas! EN serio los trabajos de investigación en tus entradas son brutales, yo he de decir que soy más de té que de café, de infusiones...

    Donde se ponga una buena infusión de hierbabuena y anís natural que se quite todo lo demás...mmm...

    Un fuerte abrazazo!!!

    ResponderEliminar
  10. GoBri, muchas gracias chicos por venir por aqui y por dejarme vuestro extenso comentario, me alegro mucho de que hayáis saboreado tanto la entrada. Y respecto a lo que decís de la elaboración de mis entradas, es que de verdad disfruto mucho hacíendolas y buscando aquella información que me parece más interesante y significativa y si es posible, encontrar las facetas menos conocidas del tema de que se trate, asi que me alegro un montón de que ese trabajo sea despues apreciado y valorado.

    Asi que un abrazo muy fuerte para los dos y estoy encantada de que os sigáis pasando por aqui siempre que os apetezca ¡y mucha suerte también para vosotros compañeros!

    ResponderEliminar
  11. Esther, ya sabes amiga que en la variación está el gusto y eso es lo más divertido. Un besote,

    ResponderEliminar
  12. Francesc, debo de tener por ahi escondida una vena de investigadora del CSI y la saco por aqui jejeje. Pero en serio, como les comentaba a los chicos de GoBri, disfruto mucho indagando y buscando y despues compartiéndolo por aqui con otros curiosos como yo.

    Por cierto, me has puesto los dientes largos imaginándome una aromática taza de hierbabuena, o de anis, o de canela, o de arándanos, o de ..... ¡que buenas! Un besote,

    ResponderEliminar
  13. El té es todo un mundo.
    Me han entrado unas ganas de ir a preparme uno...!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Felicitaciones por el exhaustivo artículo, me has dado la idea de hablar sobre mis rutas del te, ya que cuando viajo intento comprar o consumir té del lugar. Soy el raro de la oficina que toma té negro y no cafe o infusiones con sabor a toffe, vainilla y/o cereza.

    ResponderEliminar
  15. Lola, por lo que he podido ver, conocer un poco más a fondo este mundo del té es como hacer un gran viaje a través de un montón de lugares y culturas. ¡Espero que hayas disfrutado de tu té! Un beso,

    ResponderEliminar
  16. Gracias Viajero impresionista, me alegro de haberte servido de inspiración y ya me pasaré a leer tu ruta viajera del té cuando la hagas. Y ya sabes que sobre gustos, los colores....¡y los sabores! Un abrazo viajero,

    ResponderEliminar
  17. Anónimo6/6/13 12:24

    Un post muy interesante.
    Les dejo por si les interesa una página web donde encontraréis tés muy especiales, habitualmente compro en ella. www.shinzen.es

    ResponderEliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...