El nombre de este blog es mi pequeño homenaje a las maletas, esas compañeras fieles e imprescindibles en todos nuestros viajes y que por suerte, con el tiempo fueron evolucionando hasta llegar a tener en la actualidad unas maravillosas ruedecitas que nos permiten poder tirar de ellas (en lugar de cargarlas) y hacer nuestros viajes mucho más placenteros aún. ¡Qué bien nos hubieran venido a muchas y a muchos hace unos cuántos años!

Amigos curiosos y viajeros

sábado, 2 de noviembre de 2013

VIAJE A IRLANDA: CALZADA DEL GIGANTE, BELFAST Y VUELTA A DUBLIN



El dia siguiente nuestra ruta transcurrió por los hermosos valles y colinas del Condado de Antrim, de camino hacia la Calzada del Gigante, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 y Reserva Natural. Esta es un área que contiene unas 40.000 columnas de basalto, de forma hexagonal y que provienen de una erupción volcánica ocurrida hace unos 60 millones de años.

Según cuenta la leyenda, esta calzada fue construida por el gigante irlandés Finn McCool para poder cruzar a Escocia y desafiar en duelo a su rival, el gigante escocés Benandonner.





Despues continuamos rumbo a Belfast, donde al llegar comimos en el Hotel Europa, que según nos contaron, ha sido el hotel más bombardeado de Europa (valga la redundancia) en la época más caliente de los conflictos entre católicos y protestantes. Despues de una estupenda comida alli, hicimos nuestra visita panorámica por la ciudad, bajo una fuerte lluvia. Fuimos a ver la Universidad de Queens, los Jardines Botánicos, la Catedral, el Ayuntamiento (que es el edificio más impresionante de Belfast) y el Museo del Titanic (ya que fue en los astilleros de Belfast donde se construyó el famoso barco), me quedé con las ganas de visitarlo, ya que la historia del Titanic me ha fascinado desde siempre, pero según nos dijo nuestra guia local, no quedaban entradas para ese dia.


Pero además y  lo más interesante de todo, fue recorrer los barrios obreros, donde aún viven algunos irlandeses segregados según su religión (católica o protestante), aunque no pudimos hacer nuestro recorrido completo porque en una de las calles habia un furgón de la policia que la cortaba y tuvimos que darnos la vuelta. A nuestra vuelta a Madrid nos enteramos de que al dia siguiente de pasar nosotras por alli (juro que nosotras no tuvimos nada que ver) habian empezado a producirse algunos enfrentamientos entre ambos bandos, tras un desfile de una banda de música afín al Sinn Feinn, lo cuál demuestra que aunque aparentemente puedas ver que aquella zona está en calma, una pequeña mecha puede hacer estallar esa aparente calma en cualquier momento. De hecho, en Belfast no hay aún autobuses públicos que te suban a esos barrios, sólo puedes pasar en autocares o bien cogiendo un taxi.  Y todos los pubs en esos barrios están cerrados porque dentro de ellos mataron a mucha gente.



Más tarde llegamos al hotel, donde descargamos nuestro equipaje y nos refrescamos rápidamente (en los viajes organizados y como dije en la entrada anterior, todo hay que hacerlo rápido, aprovechando hasta el mínimo minuto libre del que dispongas), nos equipamos bien para la lluvia y nos lanzamos a recorrer el centro de Belfast. Vimos el Crown Bar (el pub más famoso de alli), el Reloj Albert Memorial (primo hermano del Big Ben londinense) y la animada zona comercial de la plaza de la Reina. Y aunque el tiempo no acompañaba y una ciudad no luce igual con sol que con lluvia, pudimos hacernos una idea de cómo es Belfast: una ciudad moderna, abierta y cosmopolita.  Por la noche fuimos a tomar una cerveza con parte del grupo y alli entablé conversación con una pareja muy entusiasta con todo lo español y sumamente amables y hospitalarios, que me invitaron a tomar algo y yo pensé lógicamente en una cerveza local, pero al final se ve que alguno de ellos pensó en algo más original y me pidió un buenísimo vino blanco, que yo pensé que sería irlandés, pero después comprobé en la etiqueta que el vino que me había bebido era de un poco más lejos, nada menos que de Australia.

Esta anécdota me corroboró que los irlandeses son gente sumamente abierta y hospitalaria. Esto es algo que ya había podido comprobar hace unos cuantos años, cuando pasé un verano alli trabajando de au pair y estudiando inglés. Recuerdo que cuando salía con las amigas españolas que hice alli a alguna discoteca, ellas siempre conocían a italianos o marroquies o pakistanies, pero en mi caso, yo siempre conocía a irlandeses e incluso llegué a salir con uno, que intentó convencerme de que nos casáramos y me quedara allí, se ve que ya entonces estaba predestinada a todo lo que tuviera que ver con Irlanda..... jejeje.







Nuestro septimo dia por tierras irlandesas comenzó dejando atrás Irlanda del Norte para cerrar el circulo de nuestro recorrido y volver a Dublin, donde pasaríamos nuestro último dia y medio de nuestro viaje.

Lo primero que hicimos fue ir a visitar la Fábrica Museo de la Guinnes (una visita obligada para todos los turistas allí), donde en realidad lo más interesante fue ver el edificio y después tomarnos la cerveza a la que te invitan al adquirir la entrada, en el bar del último piso, donde además de disfrutar de la espumosa cerveza, tienes unas vistas espectaculares desde sus miradores. Aquello era una gran torre de Babel y especialmente ese dia estaba bastante lleno de americanos, ya que ese fin de semana había tenido lugar un partido de futbol con un equipo de Chicago. Por lo demás la visita fue bastante interactiva, con muchos videos y peliculas que explican todo el proceso de fabricación de la cerveza y personalmente, a mí me pareció sobre todo, un gran centro comercial y de ocio, con su gran tienda de recuerdos de la Guinnes y con varios bares y restaurantes, repartidos por todo el edificio.



Despues nos fuimos hacia las comerciales calles O’Connell y Grafton, donde mis amigas y yo  pusimos un punto de encuentro (por si alguna se perdía) en la famosa estatua de Molly Mallone, el personaje de leyenda más famoso de Dublin, cuya historia se cuenta en la canción que lleva su mismo nombre y que es como el himno oficial de la ciudad. Según dicen las malas lenguas, esta Molly Mallone era una exhuberante joven que vendía mejillones por el dia y por la noche trabajaba haciendo otros menesteres más alegres.


Yo tenía mucho interés en conocer el Museo de los Escritores, dado que Irlanda, aún siendo un pais tan pequeño, lo cierto es que ha dado 4 Premios Nobel: Bernard Shaw, Samuel Becket, Seamus Heaney, y William Butler Yeats y otros muchos premios como el Pulitzer de Frank McCourt (el autor de Las cenizas de Angela), amén de otros muchos grandes escritores como: Oscar Wilde, James Joyce, Samuel Becket o Jonathan Swift (el autor de Los viajes de Gulliver). Pero lo cierto es que después de pagar 7,5 € por la entrada, no salí demasiado entusiasmada, quizás porque esperaba encontrar más objetos personales de todos esos escritores famosos (especialmente de Oscar Wilde) y no vi demasiadas cosas que atrajeran mi atención, incluso la cafeteria del Museo, a la que nombraban en mis guias como interesante para visitar, la habian clausurado justo la semana anterior (deduje que empujados por la crisis que sacude también aquel pais).


Y el último dia aprovechamos al máximo nuestras últimas horas alli. Más imposible. Visitamos el Trinity College, el cuál no habíamos podido ver el dia anterior debido a las largas colas que había. En esta Universidad han estudiado todos los grandes escritores irlandeses y es una visita imprescindible en Dublin, muy especialmente para ver la Biblioteca (realmente impresionante) y el Libro de Kells, que es uno de los manuscritos más antiguos que se conservan, es del año 800 y está formado por los 4 libros del Antiguo Testamento.

en Irlanda te encuentras la música por todas partes
y en los pubs la tienes a cualquier hora del dia
y del estilo que quieras
Despues volvimos a darnos un tiempo libre para que cada cuál hiciera lo que más le apeteciera y Carolina y yo nos fuimos hacia el Barrio Vikingo, en la zona noroeste de la ciudad. Vimos la impresionante iglesia de la Santisima Trinidad (la Christ Church) y la encantadora y pequeña iglesia medieval de San Eunano, allí me perdí de mi amiga y como el hambre apretaba entré en una pizzeria que tenía un cartel muy tentador, que decía más o menos, que los lunes eran los dias locos y que las porciones de pizza estaban a 1 euro ¿quién se podia resistir a esas horas? Y realmente estaba crujiente y deliciosa, lo que demuestra que en cualquier lugar puedes comer caro o barato, según donde te metas y según tengas los ojos más o menos abiertos ¡y hambrientos!.





¿no os parece que este buen hombre se daba un aire a Winston Churchill?

Tras recorrer un rato más la zona de Duvlinia, tirando algunas fotos más por allí, bajé por la animada y comercial Cork Street, donde vi cantidad de academias de inglés (francamente, creo que con tantos españoles allí, Dublin no es el sitio ideal para alguien que quiera aprender inglés) y un restaurante español con las consabidas tapas (se llamaba “Salamanca”, habrá que apuntarlo para próximas visitas), pasé por la puerta de entrada al Castillo de Dublin (lástima no tener más tiempo para visitarlo) y finalmente llegué al punto de encuentro con mis amigas, la estatua de Daniel O’Connell, al principio de O’Connell Street.






Una vez reunidas todas alli nos fuimos a un pub a tomarnos un café donde nos atendió un camarero de lo más simpático (repito: ¿¿hay irlandeses antipáticos??) y que, por supuesto, conocía España bastante bien (como la mayoría de los irlandeses que conocimos allí). Y tras despedirnos de un Dublin muy cálido y soleado, nos fuimos a coger el luas que nos llevaría a nuestro hotel y donde nos reuniríamos con el resto del grupo para ir al aeropuerto y volver con pena a Madrid.

No sé si Maurice Maeterlinck tenía razón cuando decía que “lo mejor de los viajes era lo de antes y lo de después”, pero de lo que si estoy segura es de que el “durante” es igualmente maravilloso, aunque a veces con las prisas de querer ver lo más posible, no te dé tiempo a saborearlo todo con la tranquilidad que desearías.

Slán leat colhiabbgh Eire! 
¡Adios querida Irlanda!


¡espero volver algún dia!

13 comentarios:

  1. Qué viaje más chulo. Me gustaria ir por allí arriba y también hacer una visita por Escocia. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que algún dia tengas ocasión de ir Andrés, disfrutarías muchísimo fotografiando aquellos paisajes de ensueño. Yo tengo pendiente un viaje a Escocia y algún verano de estos caerá. Un beso y disfruta de tu fin de semana,

      Eliminar
  2. Otro espectacular recorrido Nieves. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sebastián! Otro abrazo para ti,

      Eliminar
  3. Nos has descrito eilustrado magníficamente vuestro viaje a Irlanda. Aunque siete días dan para mucho, estoy de acuerdo con el último parrafo que casi siempre con las prisas por verlo todo, no lo apreciamos tanto. El hombre que se parece a Curchill bien podía ser algun descendiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas disfrutado de mi relato por tierras irlandesas Helio. Y fijate que mis amigas también han coincidido en haberlo disfrutado tanto o más que cuando lo hicimos, ahora al leerlo y recordarlo. Un abrazo,

      Eliminar
  4. Menudo viaje mas completo que hiciste por aquellas tierras. A mí también me fascina la historia del Titanic, que pena que no pudieras ver el museo. Lo del Guiness no me interesa tanto, la verdad, jaja, pero lo del museo de los escritores sí, como han afinado a Wilde en la estatua.
    Me ha gustado mucho este recorrido que nos has presentado por Irlanda.
    Un abrazo, feliz semana.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Ana que visitamos un montón de lugares, pero algunos otros nos quedamos por ver, como Cork y la zona sur de Irlanda, por ejemplo, pero eso ya será para otro próximo viaje por alli.

      Y me alegro mucho de que te haya gustado mi relato sobre nuestro recorrido.

      Un abrazo muy fuerte para ti y que disfrutes de tu semana,

      Eliminar
  5. Hola Nieves! Increíble, y simplemente increíble! me encantó esta etapa de tu viaje, me quedé fascinada con la leyenda de los gigantes.. jajaja digamos que es muy de mi estilo! Ojala yo algún día pudiera disfrutar de un viaje así :3 porqué no bajo el marco de alguna exposición.. jajaj sueños de mi vida!
    Te mando un saludo enorme, y nos estamos leyendo. Vengo manteniendo mi promesa de estar en línea! xD
    Dragona del Este-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Michelle, me encanta que te haya encantado y me encanta también el entusiasmo que muestras siempre jejeje. Y si, lo de los gigantes es totalmente de tu onda jejeje, podías añadirlos en alguna ocasión a tus dragones, seguro que conseguías una mezcla espectacular.

      Y estoy convencida de que conseguirás ir a Irlanda algún dia, es un pais muy mágico y lleno de leyendas, seguro que lo ibas a disfrutar muchísimo y que te iban a salir unos dragones preciosos inspirados en aquellas tierras. Tienes mucho tiempo por delante, quién sabe si alguna de tus exposiciones futuras te llevan para allá alguna vez.

      Un beso y un fuerte abrazo y me alegro mucho de que estés de nuevo por la blogosfera con tu energía y alegria de siempre,

      Eliminar
  6. LA MADRILEÑA16/11/13 18:18

    Que maravillosos acantilados tiene Irlanda, son paisajes muy gratificantes
    la gente allí por lo general es amable y hospitalaria.
    La verdad que se aprende muchas cosas yendo de viaje, a cualquier lugar del mundo.
    Si yo tengo oportunidad seguro, que haré un viaje a esa linda ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irlanda es todo eso que tu has dicho y mucho más. Ojalá tengas ocasión de visitarla algún dia. Pero estoy totalmente de acuerdo contigo en que sólo el hecho de viajar, sea donde sea, te abre y estimula mucho la mente, porque siempre encuentras cosas hermosas y distintas que no tienes en tu lugar de origen. Un beso,

      Eliminar
  7. Muy interesante el blog y los sitios y lugares que muestra, sin duda un gran trabajo. Seguramente de este blog salga alguna idea para realizar viajes.
    Saludos y que tú también tengas un gran día.

    ResponderEliminar

Bienvenido y muchas gracias por dejar tu comentario. ¡Que tengas un gran dia!

Welcome and thank you very much for taking the time to leave the gift of your comment. Have a nice day!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...